viernes, 14 de diciembre de 2018

Ocata, de nuevo

Ocata es, obviamente, un lugar. 
Pero no es sólo eso. 
Para mí es, sobre todo, el encuentro milagroso del cielo, la luz y el agua, 
en un flujo de vivencias del nacimiento 
o el ocaso del día.


El paisaje, decía el gran Amiel, es un estado del alma.
Y tenía razón.


Pero hoy, que conmemoramos a San Juan de la Cruz, 
el alma experimenta la alborada luminiscente del alma...


En el inicio es la luz rasgando la oscuridad 
y ofreciendo el límite de la forma a las cosas 
(este era el quehacer de la diosa Maat, la egipcia)
y, por lo tanto,  la posibilidad de la narración, 
que es el logos
siempre igual y siempre distinto
porque cada día la promesa del alba recrea una esperanza indefinida
pero real: 
el alma es alma porque espera
porque tiene fe.
La fe es la autoafirmación del alma.


En los auriculares,
Cherubin
de Massenet.


Me cruzo con caminantes y corredores.
Todos van mirando al suelo o a sus cronómetros.
Es lo que hay que hacer si todo a lo que se aspiras es a no tropezarse. 


Pero hay que tropezarse con la alborada
porque aquí esta todo como esbozo
que pide un logos,
como promesa aún no enunciada 
-como promesa de la promesa- 
como voz que aún no artículo una palabra
-como voz de la voz- 
como luz cuajando en el relato del día.


2 comentarios:

  1. "Ocata, de nuevo" es un título que condensa la maravilla paradójica que permite seguir viviendo: "todo es nuevo siempre, bajo el sol, cada día". Lo contrario es la renuncia de la "Lógica de lo peor", de Rosset. un libro triste, y necesario, donde los haya.

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba: las fotografías requieren "marco", porque solo colgadas en un lienzo de pared acaban teniendo la verdadera dimensión artística que tienen.

    ResponderEliminar

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.