miércoles, 5 de diciembre de 2018

El aprendizaje no memorístico...

... es una soberana imbecilidad.

En El Comercio de Asturias

10 comentarios:

  1. Si hubiese sabido que venía habría ido a verle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le aseguro que me hubiera gustado mucho saludarlo. Han sido unas días inolvidables: buen tiempo, magnífica compañía, excelente comida y bebida, etc. Me gustaría preguntarle una cosa, aunque no sé si estará usted en condición de contestarme: ¿Qué felaciones había -Si es que había- entre Santiago Abascal, el líder de VOX, y Gustsvo Bueno?

      Eliminar
    2. Dios mío, espero que la pregunta sea "qué Relaciones..."

      Santiago Abascal creo que lideró una asociación llamada DENAES (Defensa de la nación española), de la que Bueno era "patrono" o algo así, veo que hoy GB hijo sigue figurando allí.
      Desde luego, Bueno no se mordía la lengua con ciertos temas, recuerdo haberle leído recobrar el concepto de la "antiespaña".

      Eliminar
  2. ¡Vaya por Dios! Espero que en este caso no se cumpla el dicho de que nuestros errores nos corrigen: RELACIONES (escribo desde el móvil y entre el dedo torpe y el corrector impertinente...).

    ResponderEliminar
  3. https://www.lne.es/oviedo/2018/11/05/vox-partido-bebe-bueno/2375064.html

    El artículo causó consternación entre algunos "discípulos" próximos al PSOE/Ciudadanos que temen verse contaminados, alguno incluso replicó en prensa...

    Don Gustavo fue toda su vida un nacionalista español, lo era también durante su periodo de compañero de viaje del PCE que terminó a mediados de los noventa cuando IU se decantó por el asturchalismo soft. Y su hijo Gustavín pues lo mismo.

    Por supuesto las ideas políticas de Bueno son disociables de su gnoseología por ejemplo , por eso hay "buenistas" hasta en Anticapitalistas (Laura Nuño de la Rosa) , pero también es cierto que hay comunistas que son nacionalistas españoles precisamente por ser "buenistas" (Santiago Armesilla).

    Bienvenido a Asturias don Gregorio, aunque sea con retraso.

    Por cierto Bacon, resulta que es usted paisano, ¡qué honor!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, La próxima vez que viaje a su maravillosa tierra, tendremos que probar un encuentro desvirtualizado.

      Eliminar
  4. D. Gregorio, discúlpeme por haberle descubierto tan tarde...ha sido en una noche de insomnio que me ayudó a pasar más gratamente (o más bien, la entrevista de Laura García para El País despertó tanto interés en mí que ya no pude sino permanecer despierta...). Como madre y profesora de secundaria estoy en este difícil arte de educar (¿o es enseñar?). Quizás me interesa tanto lo que dice porque viene a corroborar lo que siempre he pensado y praticado: la memoria, la voluntad, la autoridad, la atención enfocada y la insistencia,la gestión de la incertidumbre, el sentido común...pocos pedagogos hablan con tanto de ello y tanta profundidad como usted.
    Me ha interesado mucho su análisis sobre la sociología de la adolescencia.
    Usted habla de la rendición incondicional a "lo bonito" en la educación pero, ¿no es eso una seña de nuestro tiempo en todos los órdenes?. ¿qué es si no el narcisismo propio de la sociedad actual, o los populismos...? (es solo una pregunta retórica)
    Gracias por su honestidad, le seguiré en su blog porque todo lo que me ayude a comprender mejor la naraleza de mi trabajo, es bienvenido en mi vida y usted lo es.

    ResponderEliminar
  5. No tengo nada que disculpar y sí mucho que agradecer: cada una de sus palabras. Yo creo que si una persona de nuestro tiempo es capaz de emocionarse con un poeta griego del siglo VI antes de Cristo, es que entre ambos hay algo en común a lo que podemos dar el nombre de naturaleza humana. Esta creencia me parece que marca mi diferencia con respecto a los pedagogos novólatras. A mi no me interesa lo nuevo; me interesa lo bueno, sea viejo (el diálogo socrático, por ejemplo) o nuevo. No me parece, tampoco que las nuevas tecnologías modifiquen la naturaleza humana. Yo las veo como prótesis antropológicas que amplifican (para bien o para mal) lo que cada uno es. No creo que toda experiencia escolar sea educativa. No creo que la escuela deba seguir sumisamente las modas del presente. Más aún, es fácil ver que con frecuencia lo que perdura de un tiempo es lo que se le resistió. Creo que la mayoría de los niños lo que no aprendan en la escuela no lo aprenderán en ningún sitio. Creo, en fin, en el poder del conocimiento y estoy convencido de que hoy es más importante que nunca, porque en Internet no está el conocimiento, sino una mezcla acrítica de verdades, mentiras, falacias, propaganda ideológica, devoradores de la atención, etc. Para saber distinguir el grano de la laja se necesita disponer de conocimiento, criterio y capacidad atencional.

    ResponderEliminar
  6. Agradezcamos, al menos, a las nuevas tecnologías este diálogo en una mañana de domingo...esa es la cara más amable de ellas, el resto, como a usted, no me interesa. Feliz final de puente

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...