miércoles, 19 de diciembre de 2018

Sueño atópico

Cuando a la inteligencia artificial se le proporcione un cuerpo tecnológico, quizás entonces, al incorporarse, se humanice. 

Si ese es el caso, si la inteligencia artificial es realmente humana, padecerá el dolor de la pieza desencajada y el miedo a la desmemoria. 

Alguien tendrá que hacer entonces de terapeuta de las almas herrumbrosas de las máquinas.

¿Es imaginable un remoto futuro en el que el trabajo de los hombres consista en poner un diván psiquiátrico a disposición de las máquinas?

2 comentarios:

  1. Esto es una fantasía propia de Disney. Pero bienvenida sea la materialización del espíritu y la espiritualización de la materia. Ahora, si humanizamos demasiado las máquinas, no les hacemos bien a ellas, mucho menos a nosotros. Acabaremos como homúnculos en un valle inquietante.

    M. Mouse

    ResponderEliminar
  2. https://www.commonwealmagazine.org/friends-without-brains

    ResponderEliminar

Dos cosas

La primera, la nueva entrega del Locutori. La segunda, esto de hoy mismo de Fernando Savater en su columna de El País, "Conservador&quo...