miércoles, 18 de mayo de 2016

El papel del maestro

El papel del maestro no es ponerle las cosas fáciles al alumno. Es ponérselas difíciles. Tan difíciles como sea didácticamente posible en cada caso. La razón es sencilla: sólo ante un reto verdadero se pueden cometer errores. Y si no se cometen errores no hay posibilidad de conocer los propios límites y superarlos reflexivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...