domingo, 3 de enero de 2016

En una democracia parlamentaria normal...

En la dinámica parlamentaria normal -y los catalanes llevan tiempo diciendo que quieren un país normal- cuando un candidato no logra el consenso suficiente para formar gobierno, se retira y le deja el terreno libre a otro. 

En una democracia parlamentaria normal el derrotado es el que no sabe, no puede o no quiere generar suficientes consensos en torno a su figura, no el que se niega a darle su apoyo. 

En una democracia corriente, hoy el derrotado sería Mas.

15 comentarios:

  1. "En una democracia corriente, hoy el derrotado sería Mas." (G. Luri)
    "Derrotado. 2. Vencido en el ánimo, deprimido." (RAE)
    El Mas i tots plegats, perquè si qui va guanyar les eleccions no ha estat capaç de formar govern res no hauria d'impedir que ho fessin els seus opositors, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Res no hauria d'haver impedit un altre candidat de la candidatura guanyadora. Però s'ha dramatitzat massa -crec- Mas com una opció possible.

      Eliminar
    2. Sobre el tema del candidat és interessant el debat que està tenint el doctor Lluís (ell ho escriu sense accent) Orriols via twitter

      Lluis Orriols ‏@LluisOrriols 4 hFa 4 hores
      3-En situación ordinaria, a JxSí aconsejaría ir a elecciones antes que renunciar a algo tan crucial como es el candidato.

      Eliminar
  2. Tradicionalmente Cataluña provocaba en el resto de España distintas reacciones, desde una insana envidia, hasta la admiración y el entusiasmo. Hoy provoca consternación.

    Deseo sinceramente que vuelva a tomar el rumbo; que esté a la altura de sí misma y deje de hacer aspavientos. España necesita una Cataluña fiel a sí misma y pujante, no una actriz sobreactuada permanentemente sofocada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el debido respeto don Rafael :"Tradicionalmente Cataluña provocaba en el resto de España distintas reacciones, desde una insana envidia, hasta la admiración y el entusiasmo..."

      Permítame un matiz: lo que provocaba todo eso no era Cataluña, era Barcelona, que no es lo mismo.

      Karl Mill

      Eliminar
  3. ¿De quién hablan? Del Mas que lleva 35 años en política, del que ganó en escaños un plebiscito que era en votos, del que se escondió de 4 en una lista, del que se unió a Esquerra para hacer desaparecer las siglas de su partido (el partit que era una organización mafiosa), el que diluyó el partit para crear otro nuevo, el que financió los movimientos sociales para que la revuelta social contra el Estado y la Ley, el que .....Ese! pues Anda! muy norma, normal no es.

    Kyot

    ResponderEliminar
  4. La nuestra no es una democracia corriente, sino estancada, antes conocida como Oasis... y hoy un puro espejismo.

    ResponderEliminar
  5. Si vostè m'ho permet, Gregorio, hi podem posar una mica de poesia. La que copio a continuació és a la pàgina 87 de "Lo trovador català", de D. Antoni Bori, mestre de Barcelona, editat en aquesta ciutat el 1901: va ser un molt popular llibre (en vers) de lectura escolar.

    L'INDECISIÓ

    Entre l'ordi i la cibada,
    per no saber què escullir,
    una mula's va morir
    de fam en una porxada.
    Axis, alguna vegada,
    si'l negoci o l'interés,
    en un cas tan compromés
    a vingut á conduirnos,
    per no volguer decidirnos,
    nos hem quedat sense res.

    ResponderEliminar
  6. No pasamos de ser una "democracia formal", aunque en mis ratos de abatimiento incluso llego a creer que somos lo más parecido a un estado fallido que hay en Europa Occidental. Lo de Cataluña no es ya un dolor de cabeza, es una neuralgia del trigémino. La "enfermedad del suicidio", le dicen.

    ResponderEliminar
  7. He repetido varias veces que sólo hay una cosa que los catalanes odian más que ser gobernados: gobernarse.

    ResponderEliminar
  8. Estos últimos meses de política catalana lo único que me han dejado claro es que este esperpento evidencia lo muy españoles que somos los catalanes, pese a que les pese a muchos. Del resto poco entiendo.
    No entiendo qué hace Mas lastrando un proceso que él mismo ha llevado hasta un punto de no retorno, salvo que su poca convicción en liderarlo lo empuje a retirarse sin retirarse.
    No me parece coherente que Baños deje la CUP y el Parlament después de que su partido (de izquierda anticapitalista) renuncie a pactar con otro de derecha capitalista y podrido hasta el tuétano por la corrupción, con un cadáver político como líder al que prometieron no investir.
    Y tampoco entiendo qué hace ERC poniendo folre y manilles para un castell tan pobre y sin enxaneta.
    Un saludo y que en este 2016 sea moderadamente feliz, Don Gregorio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Arrebatos. Diga lo que diga en el Mas y la política catalana, permítame agradecerle a usted de todo corazón esta epifanía suya. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Tengo en el debe desde hace meses, y sepultado por tareas más urgentes aunque no todas más importantes, el hacerle una visita a Ocata. Espero cumplirlo un día no muy lejano.

      Eliminar
    3. No hace falta decirle que usted siempre será recibido con los brazos abiertos.

      Eliminar