domingo, 20 de septiembre de 2015

Tener buen temple

Recuerdo que en mi pueblo el temple era un asunto muy mayor. Antes de que Heidegger se pusiera a pensar sobre si la nada nadeaba o no, en mi pueblo ya se sabía desde antaño que nadaba en el mal temple. El buen temple era algo más que el optimismo vital: era el optimismo vital nacido de un alma bien templada.

Templar el alma

Las declaraciones a las que hace mención Iván López son estas.

Mientras escribía este apunte, mi dilecta Carme Fenoll me envía un recorte asegurándome que me gustará:  


Resulta que el "método Gavarró" no existe. Sí existe el "método Gabarró".

3 comentarios:

  1. http://politica.elpais.com/politica/2015/09/21/actualidad/1442830387_472663.html

    ResponderEliminar
  2. Adquirir temple es una de las cosas que mas hacen al hombre un hombre ?
    Templarse humaniza ?

    ResponderEliminar