jueves, 24 de septiembre de 2015

Sigo en El Reino

Me acabo de encontrar en una página de El Reino, de Carrère y, claro está, me he reconocido inmediatamente: "Era incapaz de simplicidad, era tortuoso, alguien que busca tres pies al gato, que se adelanta a objeciones que nadie piensa formularle, que no puede pensar una cosa sin pensar al mismo tiempo su contrario y luego lo contrario de lo contrario, y que con este tejemaneje mental se extenúa para nada." 

3 comentarios:

  1. ¿No sería eso pensar?
    El resto es creer de pies juntillas

    ResponderEliminar
  2. Estoy saturado de trabajo pero me recomendaron unos amigos fiables este libro y desde que lo abrí, el puñetero de él se ha apoderado de mis ratos libres.
    Voy dándole vueltas a la idea del presente como un momento histórico parasitario. Es deprimente, pero no sé como espantarme la sospecha.

    ResponderEliminar
  3. Tambien me siento identificado y lo confieso, estoy agotado...
    A veces, me gustaria vivir en la paz de la estupidez, le pasa a usted ?

    ResponderEliminar