jueves, 17 de septiembre de 2015

¿El profesor ha muerto?


"Los profesores seremos felices cuando renunciemos a enseñar e intentemos simplemente dar a los alumnos marcos de aprendizaje que les permitan reflexionar, hacer trabajar los ojos, las orejas, el cerebro, y por qué no, el cuerpo, la creatividad. La crisis actual de la enseñanza se da porque rechazamos entrar en esta nueva lógica".

1) Me imagino a mis nietos llegando a casa con un marco de aprendizaje bajo el brazo que les ha dado su profesor feliz.

2) Denme un profesor infeliz pero buen profesional antes que un memo feliz. Y yo, personalmente, creo que para ser feliz la condición imprescindible es reducir la complejidad del mundo hasta el tamaño de la memez.

3) Francois Bégadeau para ser feliz abandonó la enseñanza y se dedicó a actividades más glamurosas, como escribir en revistas de cine.

4) Este texto encabezaba ayer un acto convocado por el Departament d'Ensenyament de la Generalitat de Catalunya. Bégadeau es anarquista y tiene todo el derecho de serlo. ¿Pero si el poder coquetea con mensajes anarquistas, ante qué estamos, ante una hipocresía hiperbólica o ante una estricta ignorancia de lo que él mismo dice?

5) El profesor no quiere dirigir, no quiere tener autoridad, no quiere ser visible. Cada vez quiere ser menos un profesor de una asignatura. El profesor siente vergüenza de serlo. El profesor ha muerto.

20 comentarios:

  1. Es una mezcla de soberbia y estupidez. Caray con la Nueva Lógica. En fin, otro Profesor Keating...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, amigo, es que no es "otro" profesor. Es la administración educativa de Cataluña la que hace publicidad de esta idea. Debajo de la pantalla del Power Point en la que se proyectaba esta "cosa en sí" estaban sentadas las autoridades educativas catalanas. Un lenguaje se pervierte cuando padece una necesidad imperiosa de buscar eufemismo era expresar sus convicciones. Es el caso del discurso pedagógico posmoderno.

      Eliminar
    2. Sí, desde luego, pero es que son precisamente quienes más responsabilidad tienen (o sea, los que toman las decisiones en materia educativa) los que de forma más irresponsable se comportan. Y estas cosas, reconozcámoslo, a los dirigentes les "sulibeyan" (como los perjúmenes de aquel anuncio).

      Eliminar
    3. Imagino que irá "a gustos". Personalmente Keating me parece bastante tramposillo. Pero sería largo de exponer y no es cuestión de abusar de nuestro anfitrión.

      Eliminar
  2. Quants anys escoltant i patint bestieses d'aquests tipus, em pensava que ja s'havia superat tanta bajanada pedagògica, i pensar que quan era joveneta militava en aquesta dogmàtica religió, grrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son las cosas, creen estar en la vanguardia d ella innovación, y nosotros sabemos que viven en el "día de la marmota".

      Eliminar
  3. ¡En vez de leer la "Introducción a la sabiduría", de Vives! Falsos conservadores y aún mas falsos pseudorrevolucionarios... Y hemos de suponer que las autoridades educativas tienen "las ideas claras"... Ni ideas, ni claridad, son juguetes de la mercadotecnia educativa, errados (y herrados) libros de texto escritos al margen de los principios básicos del aprendizaje, como la "codeína" oportunamente defendida por nuestro anfitrión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia entre lo que se hace y lo que se dice que hay que hacer es cada vez mayor. Ayer mismo me decía un joven profesor que este año ha asumido la dirección de su centro: yo quería llevar el barco a Ítaca y resulta que no paro de atender vías de agua.

      Eliminar
  4. Forma parte de una estrategia más amplia, a la que sin duda contribuyen los papanatas, que no es el caso de Bégadeau. Acaba con la familia, acaba con la escuela, acaba con la propiedad (el derecho del individuo a preservar su intimidad, que tiene una dimensión comunitaria) y el Estado te "feliceará". ¿Para qué leer a Platón, tan antiguo, cuando lo que uno debe hacer es leer a Castiñeira, tan contemporáneo? Y esto no es un chiste, ni una reducción al absurdo, ni una salida extemporánea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cavalcanti: eres un hacha escatológica. ¿No oléis por todas partes el tufillo que suelta la hipertrofia de lo "procedimental-instrumental" de la que se alimentan escuelas de negocios, pseudopedagogías pseudoprogres, informáticos y tecnólogos autoinvestidos de poderes taumatúrgicos, periodistas transsubstanciadores de lo real, etc, todos encantados de conocerse a sí mismos y de reconocerse entre ellos, y de contribuir desinteresadamente al advenimiento del Paraíso memo-feliz (espléndida la definición de Luri) que debe liberarnos de todas las "autoridades", pero que, a fin de cuentas, no hace sino multiplicarlas, falseándolas hasta la raíz, y haciéndolas tan anónimas como irresponsables? Pues eso...

      Eliminar
  5. Y en el resto de España ¿cómo se lleva la cuestión? Igual? Y si no, ¿es que son más preclaros, o es que todavía no les ha llegado la buena nueva de todo este sin sentido? Cataluña vuelve a ser pionera? (en este caso de lo peor como lo es de lo mejor)...

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que Cataluña fue más logsiana que nadie. Aquí se anticipó la aplicación de la LOGSE con entusiasmo. Cataluña siempre ha tenido (estaba a punto de escribir "ha tenido tradicionalmente") un afán de novedad y de estar a la última. A esto es a lo que Unamuno debió de referirse con aquello de "catalanes, os pierde la estética". Ahora bien, una cosa es lo que se defiende de puertas para afuera y otra muy distinta es lo que la mayoría de los centros hacen de puertas para adentro. La inmensa mayoría de los maestros catalanes se declara constructivista, pero según las estadísticas, usan libro de texto.

      Eliminar
  6. Pregunta enigmática, amigo Gregorio, la que formulas en el cuarto punto. Puestos a descifrar enigmas, yo diría que se trata de una hipocresía hiperbólica que pretende ocultar la estricta ignorancia de la cual, por supuesto y aun en su condición ignara, son plenamente conscientes. De ahí lo de hipócritas.

    Y también, simplemente, que les da igual tres que treinta y tres. Cuando el escaparate es la única realidad de la tienda, sin género, mostrador ni almacén interior, de lo que se trata es de adornarlo para que parezca que detrás hay aquello de lo que se carece. Es lo que acaba pasando cuando la prioridad es el escaparate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy ilustrativa esa idea del escaparate. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
  7. No sé si os acercáis al nuevo tema de los estándares de evaluación que trae la nueva ley. Lo mismo de antes con otras palabras y esas rúbricas que se han puesto de moda en ese intento de diseccionar (como la deconstrucción de la tortilla de patata) la valoración de un alumno pasando por encima de la capacidad del profesor para saber valorar en su conjunto todos esos ítems. Hacer más funcionario al profe, un matemático de precisión. En la práctica luego no lo aplica casi nadie pues resulta costoso y ridículo a no ser que te toque el inspector voluntarioso de turno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez tengo más claro que lo que está salvando a nuestro sistema educativo es el escepticismo del profesorado. Como tiene mucha más experiencia docente que los que hacen las normativas, sabe intuir muy bien el valor relativo de cada nueva innovación.

      Eliminar
  8. Las mejores clases que recuerdo son las de profesores que impartían magistralmente clases magistrales, porque se oía una voz propia y se descubría un punto de vista personal que solo aquél profesor podía transmitir.
    No damos valor al "arte" de escuchar atentamente.
    El profesor actúa. El magisterio es una puesta en escena que exige a un profesor que se haga ver y oír.

    ResponderEliminar
  9. És d'antologia dels disbarats!! Molt bona..

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar