martes, 29 de septiembre de 2015

El miedo sin esperanza

En el día de hoy, 29 de septiembre del año 2015, ha tenido lugar la elevación de Régis Debray a una hornacina del Café de Ocata en la que siempre tendrá fresca, en un jarrón de cristal de Murano, una rama de asfódelo blanco.


- ¿De qué duelo exactamente hablas?
- De la historia como realización de un gran proyecto, como emancipación de la humanidad en marcha hacia su salvación. Esta idea mesiánica la heredamos, por muy librepensador que se sea, del judeo-cristianismo. Durante mucho tiempo ha hecho de nosotros, los progresistas, descendientes de Abraham y de Isaías sin saberlo. Pero la oficina del negociado escatológico ha cerrado. Ya ninguna gran promesa es creíble. ¿Ha notado usted la reducción de los ciclos de esperanza en Occidente? ¿El cristianismo? Veinte siglos. ¿El cientifismo? Dos siglos. ¿El socialismo? Menos de un siglo. ¿El europeismo? Medio siglo. El resultado es una novedad histórica: el miedo sin esperanza.

4 comentarios:

  1. " Pero la oficina del negociado escatológico ha cerrado. Ya ninguna gran promesa es creíble. ¿Ha notado usted la reducción de los ciclos de esperanza en Occidente? ¿El cristianismo? Veinte siglos. ¿El cientifismo? Dos siglos. ¿El socialismo? Menos de un siglo. ¿El europeismo? Medio siglo. El resultado es una novedad histórica: el miedo sin esperanza."

    Me parece una buena noticia, porque es bien posible vivir sin grandes promeses, por milenios los humanos hemos vivido comprendiendo o aceptando que las fuerzas mayores que condicionan nuestra vida, no impiden ni el amor, ni la consciencia, ni la belleza. El miedo sin esperanza y mucho mas...

    Podria exclamar " que mal hemos vivido que para soportar, hemos necessitado grandes promesas...la vida misma és la gran promesa.

    ResponderEliminar
  2. Yo me atengo al lema estoico "sin miedo y sin esperanza", como los gladiadores.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto durará, si sigue la progresión, la siguiente idea-fuerza? Veinticinco años? Y en qué consistirá ? En el paraíso internáutico de las redes sociales, quizás?

    ResponderEliminar