miércoles, 16 de septiembre de 2015

Dos libros que me permito la impertinencia de recomendar



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El hombre discreto

Un infeliz, que de hambre se moría, exclamó cierto día, viendo un bloque de mármol de Carrara: -¡Gran Dios, si yo lograra esculpir esta ...