miércoles, 12 de agosto de 2015

Una historia de involuntario humor soviético

"Un día le conté a un ruso uno de los cuentos leídos en el conmovedor libro de Amicis, Corazón, el titulado "De los Apeninos a los Andes", y el ruso, después de escuchar el relato, me preguntó:

- ¿Y para qué hizo tan largo viaje ese niño? ¡Para ver a su madre! ¿Tan sólo? -me objetó- No puede ser. Esa era la excusa. Seguramente era espía.

Vicente Reguengo, Quince años en Rusia.

Para B. M., que me sigue desde París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...