jueves, 20 de agosto de 2015

La vejez

Ya lo he dicho por aquí, pero lo repito: de todas las cosas de la vida, la que más inesperadamente me ha llegado es la vejez.
Os aseguro, jóvenes, que no se la ve llegar.

7 comentarios:


  1. Es verdad
    Gran verdad
    Estamos en el mismo 'club'

    Y tal vez sea ésto lo que nos 'salva':
    lo inesperado que no avisa
    para entrar a decirnos
    que todo se acaba

    Imaginémosnos si llegará de pronto.
    Nos moriríamos del susto
    antes de que nos la presentaran.

    Asi, acercándose de puntillas,
    despacito, imperceptible,
    es como más 'aceptable',
    más negociadora
    en sus trámites finales
    y en sus cargas

    ¿No es asi con todo en la vida?
    ¿No es lo inesperado del movimiento
    su esencia, su ser,
    su invisible proyección,
    su eterna sombra encarnada?

    Como la vejez,
    asi también arriba la muerte,
    su hermana gemela,
    no se la ven llegar a éstas dos canallas.

    Las dos caminan juntas, claro
    --por algo son gemelas--,
    y de la mano,
    al alimón,
    a la naranja,
    a todos los cítricos
    que unen jugos
    y disuelven estelas
    (esas babas que dejamos al arrastrarnos
    sin dejar contraseñas)

    Pero la muerte es mucho mas inesperada
    que la vejez porque es menos aceptada que ésta.

    Vivimos más como si fuesemos inmortales
    que como si nunca fuesemos a ser viejos.
    (Es éste un diabolo de pretéritos pluscuamperfectos)

    --Oiga, ¿a quíen espera Usted?
    --A lo inesperado
    --No lo entiendo
    --Verá..la única forma de safarse,
    de liberarse de que llege
    lo que no se espera
    es aguardar a lo inesperado;
    es la mejor metodología táctica
    de esperar a la Vejez, a la Muerte
    --No le entiendo ni papa
    --...Es que Usted no sabe esperar lo inesperado

    Posted by Ad Humanitatem at 10:51 PM

    ResponderEliminar
  2. no ha llegado aún a la vejez está en la precuela, nadie es consciente (afortunadamente) de haber llegado a la vejez, siempre se vive un poco antes, o eso se cree. Decía Cioran que la vejez es la autocrítica de la naturaleza, pero yo siempre he pensado que más bien se trata de una cruel venganza.

    ResponderEliminar
  3. La vejez, Gregorio, es una adolescencia sin angustia... Y en algunos casos con no poca pizca de sabiduría, como en el suyo.

    ResponderEliminar
  4. El paso del tiempo siempre nos asalta inopinadamente. De pronto nos pasa algo que nos muestra que ya estamos, como decía Víctor Hugo: "Descendiendo despiertos por la otra mitad del sueño". No obstante que con sesenta vueltas alrededor del sol en el año del Señor de 2015 me hable usted de vejez...

    Karl Mill

    ResponderEliminar
  5. Os agradezco mucho esta sobredosis de generosidad, pero los hechos son los hechos: cuando uno comienza a estar más pendiente de sus rodillas que de las rodillas de la vecina... algo va fatalmente mal.

    ResponderEliminar
  6. Y ahora, al grano, hermanos,
    dejemos la prestidigitación
    y los juegos de abalorios a un lado:

    la vejez es un ASCO,

    un asco con el que,
    por cojones,
    tenemos que pactar
    agachando el tarro
    y cediendo lo Infinito...
    lo que mas amamos

    Lo demás son flautas y pitos
    de esa orquesta ambulante
    que contratamos
    para que no nos lleve el río...

    ResponderEliminar
  7. Las rodillas, ay las rodillas...

    ResponderEliminar