miércoles, 16 de septiembre de 2020

Le verdad obliga

Recibí recientementente dos traducciones de un mismo texto de los 5, de Enid Blyton. La primera era de una edición de los años 80 y la segunda, actual. Era tan escandalosamente evidente el empobrecimiento lingüístico del segundo texto que, inmediatamente, me puse a escribir un artículo cargado de furia e indignación contra la miseria lingüística de nuestros alumnos. Se titulaba "Si su hijo no es tonto, no permita que lo traten como tal". Estaba realmente muy enfadado y el artículo me iba saliendo fiero, pero redondo, y de ambas cosas me sentía orgulloso.

Pero esta mañana mi daimon se ha empeñado en que comparase las dos traducciones con el original inglés, para comprobar exactamente en qué consistían las variaciones. Al hacerlo me he dado cuenta de que la traducción que yo consideraba empobrecida era la más fiel al original y la que consideraba más rica era el resultado del afán del primer traductor por enriquecer con sutilezas y barroquismos el lenguaje de Blyton.

Como la verdad obliga, he roto el artículo. 

¡Con lo majo que me estaba quedando!

¡Qué difícil es poner en cuestión los datos que parecen corroborar nuestras hipótesis!

Otra cosa. Hoy se pone en venta este volumen de la nueva edición de las obras esenciales de la Bernat Metge.


Les aseguro que pocas cosas me han hecho más ilusión (intelectualmente hablando, claro) que escribir el prólogo.

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Los dibujos, el color y el vocabulario se adapta a cada época, antes se abusaba del español florido, que puede ser muy cansino, en todo caso si la traducción es fiel no solo nobleza obliga si no que es un deber moral respetar el original. Hay un libro de Guillermo el Travieso de Crompton que se censuró y cuyo título se alteró (De William The dictator a Guillermo el Luchador, lo peor es que en democracia, por inercia mental y quizá ignorancia se ha seguido editando como el luchador y con una historia de menos) No todo lo añejo es mejor....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los cuentos de García Pavón se habla de la dictadura, refiriéndose a la de Primo de Rivera, no se censuró. Una de sus colecciones de cuentos la llamó García Pavón Cuentos Pepublicanos, tampoco consta problema alguno con la censura. Si ha leído sus cuentos conocerá algunas alusiones de contenido sexual bastante fuerte, tampoco hubo problema.

      Eliminar
    2. Realmente no hablaba de la censura, que imagino que existir debió existir pero como todo lo humano siempre hay grados, sino del hecho de que las ediciones a veces no son lo suficientemente fidelignas, a veces por mera inercia. Por otra parte Primo de Rivera firmaba sus decretos como "Jefe de la dictadura". he leído muy poco a García Pavón, pero precisamente hace unos días me acordaba de él y su rapto de las sabinas

      Eliminar
    3. Lo de la censura daría para mucho si hubiese libertad para hablar. También entiendo que para explicar a los jóvenes lo que era la censura haya que simplificar, en esto como en todo. Pero a lo que me refería era sobre todo a lo que dice usted de Primo: era un dictador, y así lo decía, como Hierón en el texto de Jenofonte en su conversación con Simónides.
      Franco era, de acuerdo a la definición clásica, un tirano, puesto que ejercía un poder omnímodo al que accedió mediante la fuerza. Pero se decía otros nombres, y acabó siendo un jefe de estado de un régimen que se llamaba a sí mismo democracia orgánica. Y el hecho es que sus sucesores, empezando por el Ministro Secretario General del Movimiento, Adolfo Suárez, trajeron la democracia.
      Saludos y gracias por contestar

      Eliminar
    4. ¡Qué cantidad de buenos recuerdos me traen ustedes!
      Prácticamente pasé mi infancia entre las aventuras de "Los cinco", la especial imaginación de "Celia" y las travesuras de "Guillermo".
      Tan pronto he leído su comentario he subido a la Biblioteca para comprobar el cambió de título. Pero no, el que yo tengo es "Guillermo el conquistador". No sé si éste es fiel al original.
      Y con respecto al tema que nos ocupa, algo parecido ocurre actualmente con la traducción de la biblia. Hoy en día la moda es adquirir la biblia de Jerusalén, por considerarse la más fiel a la original. Hace 30 años la tendencia era justamente la contraria, se valoraban las traducciones más modernas, más coloquiales, con vocabulario más asequible.
      Me temo que esto del péndulo es ley de vida.

      Eliminar
  3. En las versiones más modernas de la Iliada se llama al héroe Aquileo, es demasiado pedir al que toda la vida ha leído Aquiles la aceptación de ese cambio, que según el sabio traductor es más adceuado.

    ResponderEliminar
  4. Todos tenemos un gran recuerdo de Blyton, pero, efectivamente, como escritora era bastante flojita. Nada que ver con Crompton, que comentan más arriba.

    ResponderEliminar
  5. Rectificar es de sabios, se dice, aunque en esta ocasión se trata sobre algo inédito. Así que en este caso pienso que es más adecuado 'nobleza obliga'. Es de agradecer esta finura argumental. ¡Que no decaiga!

    ResponderEliminar
  6. Rectificar es de sabios, se dice, aunque en esta ocasión se trata sobre algo inédito. Así que en este caso pienso que es más adecuado 'nobleza obliga'. Es de agradecer esta finura argumental. ¡Que no decaiga!

    ResponderEliminar
  7. "Si su hijo no es tonto, no permita que lo traten como tal".

    ¿Podría ser un buen título para analizar la feria de las metodologias que sólo son innovadoras?

    José

    ResponderEliminar

Hasta mañana

Aplastado por una tonelada de trabajo insperado y urgente que me ha caído encima paso por aquí para decir "¡Hasta mañana!". Hay qu...