miércoles, 9 de septiembre de 2020

El misterio de las ratios

Según la última entrega del Education at a glance, de la OCDE, tenemos en educación primaria una ratio de 14 alumnos por profesor  y en la primera etapa de secundaria, de 12.

Yo no dudo que esta es una verdad estadística. Pero la realidad fáctica y la verdad estadística se relacionan de tal forma que con frecuencia dejan fuera de juego a la experiencia individual del ciudadano normal y corriente.

Cuando vea estos datos un profesor de primaria o de secundaria inmediatamente nos dirá que su clase está muy lejos de esos números. Cosa que es verdad. ¿Pero entonces, de dónde surge esta disparidad entre la estadística y la experiencia? 

Cuando se suma el total de profesores para dividirlo por el total de alumnos, hay que tener en cuenta que entre los primeros incluimos a todos aquellos que, en número creciente, se dedican a tareas burocráticas y a los sustitutos que cubren bajas de profesores.

4 comentarios:

  1. Pues, ahí tenemos un buen ejemplo de conocimiento (o al menos de información) inútil; pues no sólo no interpreta correctamente la realidad, sino que, además, la tergiversa.

    ResponderEliminar
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Mentiras,_malditas_mentiras_y_estad%C3%ADsticas

    ResponderEliminar
  3. No sólo los que se dedican a las tareas burocráticas: los profesores de religión que con frecuencia, en los centros públicos, tienen tres o cuatro alumnos por clase; algunas optativas en las que hay cuatro gatos; los profesores de griego que tienen poquísimos alumnos; los del aula de acogida de que tienen cinco o seis; los psicólogos, que van recibiendo a los alumnos de uno en uno... Mientras tanto, en las comunes o troncales o como se llamen: mates, historia, inglés..., 30 alumnos por aula. Un sistema delirante.

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...