domingo, 5 de noviembre de 2017

Todas eran Laurette


"L'or ou L'eaurette", escribe otras veces y...


... L'elixir: eau de ma vie. L'eau ou L'or ou L'aure...


... ce dernier signe d'une exaltation...


... qui naturellement
qui naturelllelelmen ...


... dépasse le raisonnable...


... Notre Dame de Lorette...


... vous êtes ma vie, L'eaurette".

Pero Laurette se fue. Al otro lado del Atlántico, en México, la esperaba Victor Serge. Sin embargo a lo largo de la travesía Laurette intentaba mantener vivo el nexo que los unía: "Si cada vez que he tenido ganas de escribirte lo hubiera hecho, con el papel de mis cartas tendrías fuego para todo el invierno".

Él era Victor Brauner. Al quedarse solo en la Marsella de 1941, escribió páginas y páginas sobre "el vampiro pasivo".

Manuscrits-cahiers et carnets de Victor Brauner

De vuelta al Café

Vuelvo al Café después de unos días en el infierno (mareos, vómitos, vértigos, incapacidad para soportar la luz... y, además, de Rodríguez)...