viernes, 25 de diciembre de 2015

Zizek no acaba de ser un santo de mi devoción. Veo en él demasiada espectacularidad sofística. Pero, a Dios, lo que es de Dios, aquí lo aplaudo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahora es cuando tengo miedo

Hace unos días, cuando aún me llevaba bien con la verticalidad, contemplé horrorizado uno de los espectáculos más lamentables que he visto ...