lunes, 7 de febrero de 2011

Encuentros en la (pen)última fase

I
X

- ¿No me reconoces, verdad?
No, no lo reconocía.
- ¿Tanto he cambiado?
Me he tenido que encoger de hombros. Sólo veía un pordiosero. Barba de varios días, mal peinado, ojos hundidos, manos temblorosas, ropa sucia y gastada, zapatos de media suela...
- Soy X...
Su nombre propio ha dado concreción a algo que parecía querer esbozarse bajo las arrugas del rostro. Sí era X, aquel alumno de bachillerato.
- Estoy jodido. No hay trabajo y no encuentro nada. Está todo muy mal.
- Sí....
- En casa estamos todos desesperados. Mi hermano se tiró el mes pasado al tren. ¡Qué desgracia! ¡No hay manera de encontrar nada!
Sí, efectivamente, era X. Al ver mi gesto de reconocimiento, ha dado un paso más.
- A mi hija, la criatura, no tengo qué darle para comer. ¿No tendrás un par de euros para comprarle papilla?
Era X, sin duda. Hace medio año me lo encontré, también casualmente, y me dijo lo mismo. Aquella vez lo reconocí nada más verlo.

II
Y
Al ver a Y he notado que estaba aquejado de un dolor muy profundo. Llevaba el brazo en cabestrillo, pero no era esa la fuente de su dolor. Me ha echado el brazo libre al cuello y se me ha puesto a llorar mientras me contaba que enterró a su mujer la semana pasada. Estaban los dos paseando y ella le agarró del brazo mientras caía al suelo, mirándolo con unos ojos enormes de sorpresa. "Se cayó al suelo y yo no podía recogerla porque al caer me rompíó el brazo." ¿Qué puedes decir en estas ocasiones? Te gustaría poder ofrecer un consuelo de algún tipo, pero lo único que puedes ofrecer es tu silencio, para acoger cada una de las palabras del duelo.
III
Lo he dicho aquí más de una vez: la diferencia esencial entre la juventud y la vejez es que cuando eres joven la naturaleza es lo que te empuja y cuando eres viejo la naturaleza es lo que te aguarda. Cuando eres joven no sabes que la naturaleza te empuja, pero todo lo que sabes es gracias a ese ímpetu que rompe en tí y que te hace añorar el más allá de todo horizonte. A medida que te vas haciendo viejo te gustaría levantar murallas en el horizonte y proteger tu mundo, tan débil, de la impiedad del tiempo. 

IV
Ustedes perdonen. Mañana volveré a los aforismos.

9 comentarios:

  1. En cuanto a X y compañía, demos gracias a la partitocracia gobernante que nos ha traído hasta aquí, especialmente al PSOE de Zapatero y al tripartito. No hay mejor manera para agradecérselo que votándoles en mayo otra vez.

    Por otro lado, con tanto recorte que se nos avecina, el presupuesto para el tratamiento de los nuevos enfermos por ansiedad, depresión y otras enfermades que están al alza debido a la precaria situación económica no crecerá, por lo que tales servicios sanitarios públicos se saturarán aún más de lo que ya están (y el consumo de fármacos pertinentes).

    Si una persona carece de esperanza...

    Por cierto, en la blogosfera hispana que sigo estos temas no se abordan, tal es el ombliguismo reinante.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada que perdonarle, don Gregorio, ha sido una magnífica lección de humanidad, según su costumbre.

    ResponderEliminar
  3. Decia Cioran (aunque usted ya lo debe saber) que la vejez es la auto crítica de la naturaleza, aunque uno diría que se trata de una venganza, cruel, por cierto.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo están las afueras de los aforismos! Cuando el dolor nos interpela, se desmorona el escudo de las palabras y nos quedamos como vinimos al mundo: con el acelerado latido del desconcierto.

    ResponderEliminar
  5. No sé qué decir Gregorio, cuando veo en la calle una persona pidiendo dinero lo paso muy mal,no sé nunca que cara poner.Si además es un conocido el conflicto debe ser muy grande. Tendría que haber algo que le hiciera salir de donde está, todo el mundo merece una segunda oportunidad. Lo segundo es también muy triste.

    ResponderEliminar
  6. Os recomiendo vivamente la pel·licula de Clint EastWood, ahora en cartelera "Mas allá de la vida", Un retrato de lo que hacemos cuando nos toca encarar estas cosas.

    Que gran ventaja os llevamos los espirituales a los materialistas !
    Cuando alguien me pide por la calle siempre doy, porque considero que es la vida quien me pide y no quiero negarme. El uso que la persona haga del dinero es su responsabilidad y consciencia, ahí ya no me puedo meter. Doy mas o menos segun la confianza que me merezca esa persona. A veces és materialmente simbolico.
    Temer la vejez es como si un manzano temiera dar frutos, y es indicador de una profunda inquietud interna que - lo siento - no és obligatoria.
    Asistí al entierro de una persona muy espiritual y que la habia vivido con mucha coherencia e integridad, todo serenidad, ni el mas pequeño drama, solo la solemnidad del momento y la tristeza de la despedida.

    ResponderEliminar
  7. Sí, nadie más mudo y aislado que el que sufre, se angustia y se aterroriza. En el infierno nadie dice ni mu (aullidos si, discurso ninguno)

    ResponderEliminar
  8. Xavier:

    Dado que Espíritu No- materia y Materia-No espíritu, qué te hace pensar que la materia muere pero el espíritu no? No se ve por ninguna parte, la verdad. Y por cierto, nuestra tradición mítica, si a eso vamos (AT y NT), pasa millas de Psyché y su supuesta invulnerabilidad al NO.

    ResponderEliminar
  9. Euribor Resumen del día. El comentario del día.

    [ # 71, y esto es todo
    8 de febrero de 2011, a las 10:08

    Carlos y foro, yo la crisis mas fuerte que he vivido fue la del “petroleo”, pero yo no es que me acuerde de si al gente estaba mejor o peor, o si se paso muy mal en mi casa.

    En particular, mi padre lo mandaron al paro sin avisar, pero pronto consiguio otro trabajo (se pasaron unos meses algo chungos).

    Pero yo no me acuerdo principalmente de eso, me acuerdo de lo que vino despues, de lo que yo vi.

    Os voy a contar lo que significo la “crisis del petroleo” en mi zona y a mucha gente de las barriadas. No, no voy a hablar de estanflación, ni de bonos, ni de tipos de interes, ni de valores bursatiles, la mayoria no sabia nada de todo esto.

    Primero fue el “caballo”, despues la delincuencia de baja estofa, o vate a saber si no fue al reves. Una migo mio del cole, un autentico “coco” en los estudios no llego a acabar el bachillerato, problemas familiares lo llevaron al camino del “caballo”, le perdi la pista hace muchisimos años. Este fue el amigo más directo que cayo, pero también hubo conocidos, uno de ellos murio hace unos 7-8 años.

    Por suerte para mi, enfoque mi camino por la via de los estudios, gracias a mis padres que con mucho trabajo y sacrificio nos lo podian pagar (4 hermanos). Debido a esomi ambiente “social” se fue separando de los de la barriada, ya que iba con un grupo de gente mas interesados en los videojuegos, el cine o las “chicas” y que 4 perras eramos “ricos”

    Barriadas enteras fueron arrasadas por el “caballo” y por la delicuencia juvenil. A dia de hoy todavian quedan las cicratices de esa crisis social. Se ven en las calles, hombres y mujeres de unos 40 años, aunqie muchos aparentan casi 60 (generalemente por la falta de dientes y al mala higiene).

    Los podemos ver en programas de “reporatjes tipo callejeros, todos con una história detras, diferentes o parecidas, da lo mismo, es el resultado final lo que importa.

    Y los que salen por la tele son los que siguen vivos y no estan en la carcel, ya que la “crisis del petroleo” tuvo un aliado para segar vidas, llego el SIDA y arraso con los yonkys.

    La carcel, las sobredosis y drogas adulteradas, el SIDA, y hoy en dia aun quedan supervivientes que callejena por nuestras barriadas.

    Cuando vea a los Botin, Zp, Rajoy, Camacho, Aznar, Gonzalez, Rato, Diaz Ferran, Millet,etc… arrastrandose por las calles por una limosna quizas entonces pensaria que las crisis tienen algo de bueno.

    De mientras mi trabajo es conseguir que mi hijo la note lo menos posible, dandole la mejor educación y conocimientos para que la siguiente lo pille bien preparado y no sea abandonado en la cuneta del camino.

    BURN DEM ALL ]

    ResponderEliminar

Dolor

Viene una madre a pedirme un consejo que no le puedo dar. No puedo caer en la frivolidad de improvisar un diagnóstico simplemente por quedar...