domingo, 25 de octubre de 2009

The Lucky Sperm Club.

The Lucky Sperm Club es exactamente lo que su nombre indica. Es el club más selecto que existe. Sus miembros deben su buena suerte a la fortuna (buena o mala) de papá, pero consideran de toda evidencia que si están donde están es gracias a que han sabido labrarse su destino con su genialidad y su esfuerzo... porque -suspiran, agotados por tener que reconocerlo- el caviar no les ha caído del cielo. Estas gentes pueden, por ejemplo, permitirse el lujo de asistir a escuelas muy progres, en las que el proceso importa muchísimo más que el resultado (que, por cierto, ya lo tienen garantizado en forma de cuenta corriente). La llamada "escuela moderna" es, básicamente, un divertimento del "Lucky Sperm Club", tanto en Europa como en Estados Unidos. Tienden a considerarse a sí mismos la columna vertebral de la patria (no importa de qué patria) y no paran de recordárselo mutuamente concediéndose las condecoraciones oportunas que lo pongan públicamente de manifiesto. Su memoria histórica suele alcanzar justo hasta donde alcanza la cronología de sus títulos. Más allá, una vez hubo sólo un nuevo rico.
Pienso en el Lucky Sperm Club catalán renegando ahora de uno de los suyos. No tuvo vergüenza de participar, al unísono, de los fastos que organizaba el ahora tiñoso en el Palau de la Música mientras tenía poder, pero del árbol caído... ¿qué se puede hacer, sino pasta de papel? ¿Dónde estaba su vergüenza cuando asistían con sus mejores galas a las bodas celebradas en la platea del Palau, convertido por arte del virli-virloque de la chulería patrimonial en un salón de casa bien? ¿Dónde estaba su sentido de la decencia cuando lo que ahora les escandaliza porque sale en la prensa no les escandalizaba porque, ya se sabe, eso lo hace todo el mundo, y el que no corre vuela?
Y, por favor, señores, no me vengan con que criticándoles a ustedes estamos criticando a Cataluña. ¡Ya han dado suficientes muestras de desvergüenza!

15 comentarios:

  1. Impecable la descripción, la etiqueta, más precisa imposible y el grito, ¡ah! el grito, tan necesario como, pensamos en el fondo del corazón, inútil (ejemplo: hay tres "pagessos" en la cárcel, mientras el sr. M. y compañía siguen fuera).
    Que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¡Naturalmente que criticándoles a ellos se critica a Cataluña! ¡Naturalmente!

    Ellos están ahí por la falta absoluta de crítica. Cataluña siempre debe estar allende la mierda sea como sea. Pues no. Cataluña es esa mierda. ¡Una gran mierda!

    ResponderEliminar
  4. Con este post has certificado el magisterio; que no lo dan con titulos en la universidad y tu lo tienes Luri: tienes un Don, así que es tu obligación explotarlo.

    ResponderEliminar
  5. Magnifico post, aunque sobre el asunto catalan me declaro presindente.

    ¿No te parese que la justificacion de la "escuela moderna" es una falacia de afirmacion de consecuente?

    ResponderEliminar
  6. Recordo un vers del final de Canigó, d'en Verdaguer: "Lo que un segle bastí l'altre ho aterra,...". Canviem segle per generació. Parlem d'una part de la burgesia catalana, hereus d'uns que van bastir alguna cosa de valor i que ja des de fa temps "jeuen a les palles" de cases a la Cerdanya i la Costa Brava i van esquiar als Alps... Però ara també penso en aquella altra burgesia que va renegar del país i que sempre ha sabut jugar a favor d'on bufava el vent... Per sort, Catalunya l'han bastida també altres que no eren de la burgesia... Però si no ho tinc malentès, molts fills d'aquesta "Diagonal cap amunt", van a una "escola moderna" del mateix estil que l'institut on jo dono classe? Em sembla que tots sabem la resposta...

    ResponderEliminar
  7. En este país (España, no hay fet diferencial aquí), la aristocracia nunca creyó en lo que el término significa. No hay sorpresa por tanto en que sean oligarcas y se comporten como tales.

    ResponderEliminar
  8. Bravo.Les coses clares i el xocolata espès.

    Desde una perspectiva puramente personal,aprovechando que el Pisuerga pasa por El Masnou, mi indignación por el precio astrónomico de las entradas en los buenos conciertos en el Palau. He pasado muchísimas horas de mi vida escuchando música clásica (probablemente mi gran pasión, más que la literatura), en casa, con auriculares y, muy de vez en cuando, me he regalado alguna entrada, rascant-me la butxaca. Aunque Sartre decía que la música hay que escucharla en soledad, como hay que tocarla en soledad según Gould; no puedo estar más de acuerdo, pero, caramba, de vez en cuando también hace ilusión ver algún que otro crack en directo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Eso de que el que no corre vuela es tan mezquino y tan habitual!

    En cuanto a lo de que mis enemigos no son más que los enemigos de la patria, se reedita sin cesar. No aprendemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Una vegada més, Gregorio, "chapeau". He tingut ocasió de veure'ls actuar de prop i són tal com els descrius: vanitosos, pinxos, arrocants, malcriats, estarrufats... pobres diables! I és a ells a qui s'ataca --que ja els toca!-- i no a Catalunya. Ells només en tenen una, de pàtria: la seva cruel ambició.

    Aquells catalans que no ens sentim identificats amb aquests falsos déus, i els que sempre ens n'hem estat de lloar-los, no ens hem d'avergonyir de la nostra, que no és la seva, de Pàtria.

    ResponderEliminar
  11. Comentari sense mes trascendencia que el fet de comentar des de Viet Nam, que em fa gracia, mira.

    ResponderEliminar
  12. Lo que no veo es que relacion tienen las escuelas progres (perdone por las tildes ausentes, el teclado me hace la puñeta): al final, Millet era de la FAES, ¿no?
    Todo lo demas, naturalmente, si si si.

    ResponderEliminar
  13. Yo presiento un inmenso Tangentópolis, una italianización del país, una caida pavorosa de los dioses, a manos de los jueces. Lo presiento, y aqui no hay ni buenas ni malas intenciones, ni conturbenios, ni conspiraciones, nio un maldito juez, ni una ataque a la patria: aquí podredumbre que se instaló pensando que no olía "Más allá del Bien y del Mal"

    Podía parecer muy wagneriano, pero ha acabado en Brecht.

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...