martes, 26 de mayo de 2009

Habits of mind

He descubierto recientemente (y tengo abundantes pruebas para confirmarlo) que hay un tipo de personas que no se pierde ni una conferencia, pero no porque les interese el tema a tratar, sino por la oportunidad que les brinda el turno de preguntas para expresar en público sus ocurrencias. Que estas ocurrencias sean o no pertinentes es algo que consideran sumamente irrelevante.

Normalmente suelo ficharlas enseguida, porque suelen mirar al conferenciante sin ninguna intención de escucharlo, con una media sonrisilla entre misericordiosa e impertinente. Por supuesto, en cuanto el conferenciante acaba, alzan impetuosamente la mano, sin complejos, y una vez en el uso de la palabra aprovechan para hablar de los asuntos más inverosímiles con una seguridad pasmosa. Para finalizar le lanzan al conferenciante, como un hueso, una pregunta que, por lo malicioso de su mirada bien se puede suponer que están convencidos de que es de una relevancia fundamental para la marcha de la humanidad.

La última vez que me vi en esta situación había estado intentando mantener al auditorio al corriente de un interesante movimiento pedagógico estadounidense llamado "Habits of mind". Cuando el sospechoso levantó la mano, me puse a temblar. Estos tipos saben aprovechar bien los primeros momentos de indecisión para tomar ventaja. Desarrolló prolija y pausadamente una vaguísima y absurda teoría sobre la sabiduría de la naturaleza y, para concluir, me lanzó a la cara su pregunta: "¡Ya me gustaría a mi saber qué piensa usted del sol y la luna! Si no se tienen las ideas claras sobre el sol y la luna, se está engañando al auditorio".

No hay manera de salir de este atolladero honorablemente.Todo el mundo sabe que el tipo es un plasta, pero si le das un corte seco, despiertas inmediatamente la piedad del auditorio... hacia él, claro, y te quedas solo ante el peligro. Pero si le entras al trapo, es peor, porque ya no te lo quitas de encima en toda la noche. Así que hay que arreglárselas para ser amable pero tajante, dejándolo sin respuesta pero contento. Esto es lo que espera él para quedarse hasta el final, acercarse a ti y pedirte tu dirección de correo electrónico.

32 comentarios:

  1. Si sólo fuera uno. He dejado de ir a conferencias para no tener que soportar el triste espectáculo de las preguntas finales. Estoy seguro que la mitad de los que van están convencidísimos de que los que deberían estar en la mesa son ellos, y se vengan cumplidamente en cuanto les acercan un micrófono.

    ResponderEliminar
  2. En Sevilla hay un individuo famoso, que se ajusta a tus descripciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A estos no tengo el gusto de conocerlos, pero sí al respetable colectivo de habitantes de las inauguraciones que arrasan con los canapés. !Y los muy jodidos tienen una agenda con todas las programadas y se saben la calidad del cátering según sea el organizador!
    Cómo me gustaría entrar en ese selecto club...

    ResponderEliminar
  4. ¿y porque no poner un moderador con reloj con un tiempo determinado para la pregunta?

    Un buen moderador cortesmente puede sugerir que la pregunta, no es una pregunta, y por tanto no procede, dando la palabra al ponente, con el camino alisado, para añadir... De lo que usted expone no soy experto, por tanto no me pronuncio.

    Vamos como Umbral con Mercedes Mila, "he venido ha hablar de mi libro" .

    Me sorprende Don Gregorio, con lo que usted sabe caer en estas cosas, es como una ingenuidad, esa ingenuidad que delata la bondad humana.

    ResponderEliminar
  5. No sabes, Gregorio, de algun lugar-web o de alguna editorial que haya traducido los 16 puntos de los "habits of mind" al castellano o al catalán?
    Me he dado un vuelta por el el link sugerido y ¡me parece interesantísimo!

    Anna

    ResponderEliminar
  6. En el Museu d'Història y en l'Ateneu hay un ejemplar único, demencial, entrañable, acojonante.
    ¿No estaremos hablando del mismo?

    ResponderEliminar
  7. Apreciado Gregorio,

    La última la viví en una conferencia de www.cavaandtwitts.com sobre la política 2.0. El sujeto se levantó el primero e hizo una pregunta absurda, impertinente y fuera de lugar a Ernest Benach. Sentí vergüenza ajena, que se pasó rápido al ver la reacción del moderador Marc Cortés: "siguiente pregunta".

    Esto confirma una de las teorías del sabio Makinavaja: "¡Mira que en to lao tié que habé siempre un gilipolla!".

    Amén.

    ResponderEliminar
  8. Demócrito: Sí, esa es su manera de vengarse de la inferioridad que sospechan en el conferenciante.

    ResponderEliminar
  9. Javier: A ver si estamos invadidos por seres clónicos que se dedican a esto!

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: Que quede claro que si yo fuese juez consideraría un eximente cualquier hecho cometido en pos de una buena croqueta. Pero por esta misma razón condenaría a galeras a quienes consideran una cuestión de honor colgarse del brazo del camarero que lleva croquetas a medio descongelar.

    ResponderEliminar
  11. Rubén: Un moderador cortés que los mantenga a ralla... rara avis es la que busca usted.

    ResponderEliminar
  12. Una de las razones por las que no voy a conferencias es porque creo que en el turno de preguntas no sé comportarme (ya sabe lo de mi pierna...).

    Prefiero acudir a la obra escrita del conferenciante y preguntarle por e-mail (por e-mail parezco más bueno).

    Los profesores americanos, ingleses o australianos me responde TODOS, de inmediato y muy perspicuamente, sin embargo, sólo tres de cada diez profesores españoles o suramericanos responde y no especialmente bien.

    ResponderEliminar
  13. Anna: La experiencia es, desde luego, muy interesante. De hecho yo me convertido en uno de sus apóstoles. Pero no conozco nada publicado en español al respecto.

    ResponderEliminar
  14. Angel: Creo que lo conozco... y creo que lo he sufrido. Y no, no es el mismo. Esto desmonta mi teoría de que son seres clónicos.

    ResponderEliminar
  15. Tumbaíto: En primer lugar, permítame que me levante para saludarlo. Lo noto últimamente muy circunspecto y temía que se hubiese enamorado o alguna cosa peor.
    Opino lo mismo de los profesores americanos. De los españoles sólo puedo decir que la mayoría no sé qué profesan.
    Una cosa más: Una de mis peores pesadillas es tenerlo a usted delante en una conferencia.

    ResponderEliminar
  16. Silencios y Corcheas: ¿Para cuando un unplugged en el Vins i Divins?
    Recibí tarde su mensaje el otro día.
    Por cierto que me encontré en el tren la semana pasada a doña Maria Mir y estuvimos -¿cómo no?- hablando de usted.

    ResponderEliminar
  17. Mi mejor amigo, profesor de economía, dice exactamente lo mismo.

    No, no estoy enamorado. Lo que ocurre es que estoy muy aburrido. Me aburro terriblemente.

    Estoy estudiando por mi cuenta biología para ir describiendo poco a poco los sintomas de mi envejecimiento. Es lo único que me motiva.

    ResponderEliminar
  18. La mejor salida es el humor.
    Eso pasa mucho y no sólo en conferencias. Pasa mucho también en las clases de la Universidad.

    ResponderEliminar
  19. Pues sí. En el fatídico momento de las 'preguntas finales' es cuando más envidio a Toni Soprano y sus efectivas soluciones.
    En otro orden de cosas, y sin que vaya con segundas intenciones,

    http://www.theonion.com/content/news/report_increasing_number_of?utm_source=a-section

    ResponderEliminar
  20. y por cierto, ¿qué opinas del sol y la luna?

    Bromas aparte me parece una pregunta muy poética.

    Hace poco estuve en una charla que se daba tras la proyección de películas. El director respodía a los espectadores, la mayoría muy fanáticos. Pues a pesar del ambiente tan reverencial me sorprendió como, poco a poco, el auditorio iba hostilizándose.
    Todo empezó con una respuesta insatisfactoria y desde ahí parecía que se llegaría al linchamiento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Tumbaíto: Tiene que aprender usted a ser menos cínico y más irónico... vamos, digo yo...

    ResponderEliminar
  22. Walter: Sí... siempre que los que tienen delante tengan sentido del humor. En caso contrario el resultado es patético.

    ResponderEliminar
  23. Claudio: Es usted casi tan malvado como Tumbaíto... Bueno, casi... casi.

    ResponderEliminar
  24. Work: El público te perdona que sepas más que ellos en la exposición del tema, pero no en las respuestas a sus preguntas. Tal cual.
    Respecto al sol y la luna... decidí hablarle de la heterogeneidad noética del Todo.

    ResponderEliminar
  25. ¿En qué consiste ser cínico, don Gregorio?

    ResponderEliminar
  26. ¿Sabe con que personaje me identifico enormemente? (Incluso por la colocación de nuestra mandíbula).

    Pues con el escurço negre

    ResponderEliminar
  27. En no tener capacidad para engañarse a sí mismo.

    Lo de l'Escorçó Negre confirma -me parece- mi hipótesis

    ResponderEliminar
  28. Vins i Divins: ¡Eso es lo que iba a decir yo!

    ResponderEliminar
  29. Eso comportaría una multitud de problemas teológicos, ¿no?

    ResponderEliminar
  30. Mi confesor me tiene muy prohibido hablar de este tema.

    ResponderEliminar
  31. Entonces no se hable más del tema, don Gregorio.

    ResponderEliminar
  32. ¿Y qué son el sol y la luna? Vamos, que he quedado en ascuas...

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola