jueves, 7 de mayo de 2009

El proyecto educativo de Obama

El presidente Obama y su Secretario de Educación parecen tenerlo claro: Si es necesario, hay que enfrentarse a los sindicatos de enseñantes, aunque tradicionalmente hayan sido un soporte de las tesis demócratas, e incluso a los dogmas doctrinales del Partido Demócrata. No en vano la nueva administración se jacta de ejercer la política precisa para un momento que caracteriza, sin ambigüedades, de post-ideológico.

La principal obligación del gobierno, insiste Obama, es asegurarse de que se gasta cada céntimo de manera adecuada. Y en educación no es esto lo que ocurre. Además, re-insiste por activa y por pasiva, está demostrado que no todo se arregla ni con más dinero ni reduciendo continuamente el número de alumnos por clase.

Resumiendo mucho podemos concretar las medidas educativas que intenta implantar Obama de la siguiente manera:
  1. Incremento de las “charter schools”, que son escuelas públicas, pero independientes (otro día hablaré de ellas) con completa autonomía financiera y gran autonomía administrativa. Por cierto que la experiencia de las “chartes schools” está demostrando que los directores de las mismas prefieren reducir el número de profesores para disponer de más recursos didácticos.
  2. Identificar a los mejores maestros e incrementarles el salario.
  3. Despedir a los malos profesores.
  4. Cerrar las escuelas que funcionan mal y reabrirlas con nuevos equipos docentes.
  5. Se necesitan buenos especialistas (especialmente en matemáticas y ciencias): hay que ofrecerles un sueldo atractivo.
  6. Aumentar las horas lectivas.
  7. Disponer de instrumentos de evaluación sofisticados de profesores y directores.
  8. Más tecnología para las aulas.
  9. Modernizar los laboratorios.
“Ya es hora de comenzar a premiar a los buenos profesores y de rechazar las excusas de los malos”, dijo Obama a mediados de marzo. “Desde el momento en que los alumnos entran en una escuela, el factor más importante de su éxito no es el color de su piel o el nivel de sus padres, sino la persona que se sitúa al frente de la clase”.

El objetivo último de la política educativa de la nueva administración consiste en –recojo también las palabras de Obama- “preparar a los niños, dondequiera que estén en América, para ser competentes en cualquier trabajo en cualquier lugar del mundo”.

14 comentarios:

  1. Bonitos proyectos, pero no me fio de los políticos, en absoluto.

    ¿Qué dirá el Congreso? ¿Y el Senado?

    Gregorio, agua de borrajas, agua de borrajas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Educación y Sanidad para todos gratuita y de calidad es lo menos que se merece la primera potencia. Algo en los ojos de este hombre, sus gestos hacen que me produzca cierto grado de esperanza.

    ResponderEliminar
  3. "John McCain acepta su puesto como candidato republicano a la presidencia". EFE. Actualizado 05-09-2008 20:22 CET

    "La educación es la cuestión de los derechos civiles de este siglo. El acceso igualitario a la enseñanza pública se ha logrado. Pero, qué valor tiene el acceso a una escuela fracasada? Tenemos que espabilar a las burocracias de las escuelas fracasadas mediante la competencia, dar poderes de elección a los padres, remover las barreras a los profesores cualificados, atraer y premiar a los buenos profesores y ayudar a los malos profesores a encontrar otro tipo de trabajo. Cuando un colegio público no cumple con sus obligaciones para con los alumnos, los padres merecen tener decisión en la enseñanza de sus hijos. Y yo se la pretendo dar. Algunos podrían elegir un colegio público mejor. Otros podrían optar por uno privado. Muchos elegirán un colegio concertado. Pero tendrán sus opciones y sus hijos tendrán esa oportunidad.El senador Obama quiere que nuestras escuelas atiendan a los sindicatos y sus apalancadas burocracias. Yo quiero que las escuelas atiendan a los padres y a los estudiantes. Y cuando yo sea el presidente, lo harán."

    ResponderEliminar
  4. ¡Al fin alguien que prioriza la educación a las exigencias acomodaticias de los Sindicatos Docentes! Si esto se hiciera en la Argentina empezaría a tener esperanza.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que allí es otra historia pero 'aquí' me daría miedo pensar quien valoraría los 'buenos y malos profesores'. La única manera es valorar su currículum acadèmico, pràcticas incluídas (y a poder ser, pagadas), cosa que ya se hizo 'aquí' con los accesos directos, tan criticados, no sé si es casualidad pero toda la gente que he conocido que tuvo plaza por aquel sistema es y era gente trabajadora y muy responsable.

    Aquello, como tantas otras iniciativas, empezó con muy buenas intenciones y se fue rebajando hasta la nimiedad y la desaparición.

    ResponderEliminar
  6. ...y no quiero ni pensar en como ni quien se enfrentaría a los sindicatos!!!

    ResponderEliminar
  7. Quizá yo tenga un pensamiento demasiado lineal, pero creo que las evaluaciones de los docentes son posibles, y además pueden ser bastante objetivas. Ya hay diversos sistemas que los están aplicando, como el SIMCE chileno o el NAEP estadounidense, inspirándose en uno de los sistemas educativos más exitosos tanto en resultados como en la relación de éstos con los costes: el coreano (del sur, claro). Hablo de enseñanza primaria, que es la esencial, pero es perfectamente aplicable a secundaria.

    ResponderEliminar
  8. Hola.
    Veo que la identidad red funciona, y las palabras entusiastas, y la esperanza religiosa y todo eso. Magnifique. Creamos, que nos ganaremos el reino celestial si comulgamos con Obama en la tierra. El factor decisivo es quien está delante del alumno, no los padres y tampoco su nivel (expectativas de logro incluidas), dice Obama. El interés del alumno no es mencionado. Ya está, matemos al mensajero directamente, que la buena sociedad se catartizará de su necia y stisfechísima dejadez eligiendo chivos expiatorios. vamos, que primero se le quita toda autoridad, respeto, dignidad, etc., etc., al docente, en aras de un imbécil y mendacísimo rousseaunismo porque es lo que el vulgo quiere, y ahora la papeleta la tienen que solucionar los desgraciados que obtuvieron un título universitario y aprobaron unas oposiciones (y que encima son tan miserables como para disfrutar de un trabajo fijo!). Correcto, sea por Obama y por la gloria bendita. Uno se dice con amargura, y con algunos años dedicado a la "empresa" docente, que un país que denigra a su maestros (y sus profesores de enseñanaza secundaria, que es mi título de funcionario) se merece la esclavitud, primero mental, que le llegue. Me pregunto si es que a nadie que se fascina por las solemnes salidas mediáticas y glamourosas de Obama se le ha ocurrido asomarse por un centro educativo (no por lo que dice un periódico o un pedagogo que pasa o debe pasar en un centro educativo), a ver si se nos cae la venda de los ojos y advertimos, en un milagroso día, dada nuestra pereza mental que nos ha hecho convertir a los profesores en tontos gandules biempagados, que no hay ni educación ni enseñanza ni leches frescas cuando a buena parte de la clientela, y a padres y políticos que lo legitiman o miran para otro lado, le importa lo más mínimo lo que allí se enseña o deja de enseñar. Quizás porque haya que constatar que sin disciplina y respeto (quise decir autoridad) no hay trabajo que se pueda hacer... En cuanto a que el factor esencial sea el profesor (no el alumno que está para prender, por Dios que no!), desde kant sabemos de la ilegitimidad de las atribuciones de una primera causa de los fenómenos... Pero es que hemos dejado de ser críticos porque así somos más felices... Y en cuanto al poder de los sindicatos docentes, pues bien puede ser cierto, pero no desde eluego en el interés corporativo de los cuerpos docentes. Que ojalá. saludos y que Dios nos asista.

    ResponderEliminar
  9. Perdón por los errores ortográficos, por la prisa.

    Otra cosa: no sé dónde encontré un enlace, con fotos incluidas, a una modélica escuela, para afroamericanos, de Chicago. Alumnos difíciles, situación deprimida, delincuencia, todo eso. O sea, que si allí, que es tan difçícil, es posible, por qué no va a serlo aquí... Claro: aquí no es posible por la comodidad y pereza de los docentes, apuntamos. Muy bien. De acuerdo. Pero hay dos detalles: el alumnado es voluntario y seleccionado. saben lo que se juegan, saben lo que se puede obtener. Van uniformados y están sentados. Igual que aquí, que saben lo que se juegan. Que es nada.

    ResponderEliminar
  10. Creo que es interesante ver las propuestas de Obama y, especialmente, compararlas con la famosa acta de Bush, "No children left behind".
    MLL: Hay una cuestión relevante que no debería pasar desapercibida. Cuando se habla del papel central del docente es que ya se ha abandonado el dogma de la enseñanza centrada en el niño o -y esto es para mí lo más importante- que ya no se cree en la infalibilidad de ningún método en sí mismo. Los métodos centrados en el alumno (la enseñanza comprensiva, para entendernos) no han demostrado ser superiores a la enseñanza tradicional, centrada en la materia. Lo que los hace superiores o inferiores es el convencimiento docente con que son practicados.
    Estamos, como parece evidente, en un momento de crisis y de cambio. Veremos por dónde van los tiros. Creo que asistiremos a distintos ensayos en diferentes países. A mi parecer no hemos de apresurarnos a copiar ninguno.
    Nuestro reto no es copiar experencias ajenas, sino conseguir transformar las buenas experiencias educativas que tenemos en ley colectiva.

    ResponderEliminar
  11. Evidentemente interesa conocer las propuestas de Obama, puesto que son la voz del Imperio por unos años (se supone que ocho), y la voz transmitida puede marcar/nos por generaciones. La cuestión es si tienen otro sentido que no sea el de la consigna mediática, el del decálogo (¿eneálogo?) fácil para ir tirando. Yo conocía la buena nueva de Obama en materia educativa no sé si en la tv o en El país (o sea, mediáticamente filtrada), y tampoco he ido mucho más allá de soltar el exabrupto y, ahora, más reflexivamente, pensar (con firme convencimiento) que no se trata más que di rizar el rizo de los errores (que si no me equivoco vienen de las experiencias anglosajonas (Inglaterra y EE UU) post II GM y mucho welfare state. es decir, que ninguna novedad, sino más de 60 años de desaguisados pssicopedagógicos que han transformado buena parte de las instituciones escolares (¿Bolonia no profundiza en eso?)de los países occidentales (no los orientales, que a mí me parecen más inteligentes, porque ellos no han renunciado a su tradición), en guarderías de más o menos calidad. Y todo ello amparándose en muy discutibles preceptos de la "ciencia psicológica". Bien, si uno juega a aprendiz de brujo luego no ha de extrañarse de las explosiones. ¿O es que las manifestaciones españolas de la crisis económica, con una tasa de paro infernal que nos trae a los peores 80, y lo que nos queda, no tienen relación con un sesgo de la economía hacia lo fácil, el turismo y la construcción, en lso que el trabajo cualificado e intelectual no es que importe demasiado, la verdad? Yo creo que me sobra la interrogación. Y que la respuesta es que sí hay relación, de causa a efecto, vamos... Ahora nos acordamos de la FP, de lo útil que es para el empleo. Pero a mediados de los 80 y en los 90 la destrozamos porque segregaba, dado que todos teníamos que ser iguales y ahí estaba el lecho de Procusto de la comprensividad (sin comprensión ninguna)... Pero no hagamos diagnósticos ni lamentaciones. Lo que a mí me parece, mirando las recetas de Obama (o asesores; luego ya está ahí el problema), es que se asumen como verdaderas algunas proposiciones dudosísimas, y no solamente la centralidad del docente cuando se ha olvidado, por infecunda, la centralidad del argumento (si es que entiendo su argumento, sr. Luri). Y si lo entiendo no veo cómo puede ser eficaz, en virtud de qué magia, el convencimiento del docente respecto al producto que está vendiendo o los métodos que se están empleando. por mi parte creo que lo que determina el éxito son las expectativas de los clientes (alumnos, familias, sociedad), y que con ese canon, externo a la institución escolar, es cómo se determina la calidad de los profesores... (La selectividad valdrá de más o de menos, pero yo le aseguro que cualquier profesor de bachillerato, entre los que me incluyo, se siente orgulloso si sus alumnos han salido bien, y que se da al demonio si lo contrario. Y yo creo que la inmensa mayoría de los docentes tienen vergüenza y responsabilidad.) En fin, es todo tan difícil... No solamente discrepo en el papel, que me parece que se tiende a cosniderar "omnisuficiente" del mensajero-profesor, y que iguala, o facilita la reducción, las escuelas e institutos (¿por qué un mismo nombre?) a empresas de servicios que tienen que vender un producto. No quiero alrgar más lo que ya eslargo. Citemos la cita de Obama: “Ya es hora de comenzar a premiar a los buenos profesores y de rechazar las excusas de los malos”. Me parece reveladora: buenos y malos. Dios los pondrá a cada uno en su sitio, a la diestra o a la siniestra. POlíticos y pedagogos, en este mundo en el que hemos dejado de creer (en Dios, que en otros ídolos no). Los malos no tienen razones: ¿cómo iban a tenerlas?, si ya hemos dictaminado su maladad: lo que digan es una prueba renovada de su maldad, que ni siquiera asumen, "excusas", falsas razones. Más viejo que la pana. Y sí: no hay evidencias de que el alumno-centro propicie mejores resultados que la materia-centro. Ni las hubo. Pero no sé por qué alguien hizo saber como que lo creía y sigue incidiendo en lo mismo. Que Dios nos coja confesados, ahora que lo viejísimo viene con aires renovados desde el Imperio. "Charter schools". Esto es, empresas capitalistas que gestionen sin ruidos ni protestas lo que tienen entre manos. Un 90 % de asistencia y un 10 % de élites, las dos culturas. Pero no las letras vs. las ciencias, sino la de esa escindida sociedad británica que es incapaz de crear sus cuerpos docentes, que no es capaz de reproducir un cuerpo de funcionarios dedicados a la enseñanza, porque no hay la suficiente cantidad de cretinos dispuestos al infierno por no muchas libras. a eso vamos, a tener que contratar porteros de discotecas como auxiliaraes. Al tiempo. Aunque sé que la previsión del negro, o la del blanco, no sirve, no es exacta. Pero sí veo un gris cada vez más marcado... MLL

    ResponderEliminar
  12. la "centralidad del alumno", quise decir. Lo de la "centralidad del argumento" es un error.

    ResponderEliminar
  13. Gregorio,

    Sigo los consejos de Maty... me disfrazo de Google... escribo para decirte que los consejeros de San Obama parece que han leído tu Escola... pongo una vela a algún santo budistaspinoziano, y...

    Q.-

    ResponderEliminar
  14. JPQ: Bueno... se agradece el halago en lo que vale... pero a diferencia de los consejeros de Obama yo no creo que hayamos entrado de lleno en la era de la post-ideología. De hecho los post-ideólogos, como los tecnócratas de todas las épocas, han sido siempre gentes muy ideologizadas. A mi pocas ideas me dan más miedo que la de un mundo regido por gerentes.
    En ese mundo sólo habrá una fiesta de guardar, la de San Kojève. Pero Kojève, al final de su vida, hizo un viaje a Japón, se enamoró de una geisha y descubrió que en el mundo había más matices de los que hasta ese momento había imaginado. Los capaces de ver los matices del mundo -tú lo sabes bien- son los poetas. Y la ideología es la poesía laica.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville