domingo, 31 de julio de 2016

El intelectual, según Jouvenel

"Una fácil vía de acceso a lo íntimo de la mentalidad del intelectual es su preferencia por los déficits. Se ha observado que tiene simpatía por las instituciones deficitarias, por las industrias nacionalizadas financiadas por la Hacienda pública, por los centros universitarios que dependen de subsidios y donaciones, por los periódicos incapaces de autofinanciarse. ¿Por qué? Porque sabe por personal experiencia que siempre que obra como piensa que debe obrar, no hay coincidencia entre su esfuerzo y la manera en que éste es acogido: Para expresarnos en lenguaje económico, el valor de mercado de la producción del intelectual es muy inferior al de los factores empleados. Ello se debe a que en el reino del intelecto una cosa verdaderamente buena es una cosa que sólo unos pocos pueden reconocer como tal. Puesto que la misión del intelectual es hacer comprender a la gente que son verdaderas y buenas ciertas cosas que antes no conocía como tales, encuentra una fortísima resistencia a la venta de su propio producto y trabaja con pérdidas. Cuando su éxito es fácil e inmediato, sabe que casi ciertamente no ha cumplido bien su función. Razonando sobre la base de su propia experiencia el intelectual sospecha que todo lo que deja un margen de beneficio se ha hecho no por convicción y devoción hacia el objeto, sino porque se ha podido encontrar un número de personas deseosas del mismo, suficiente para hacer rentable la empresa. (...) Su filosofía de los beneficios y de las pérdidas puede resumirse de esta forma: para él, una pérdida es el resultado natural de la devoción a algo que debe hacerse, mientras que el beneficio es el resultado natural del sometimiento a las opiniones de la gente."

Bertrand de Jouvenel,  Los intelectuales europeos y el capitalismo.

10 comentarios:

  1. Una soberana estupidez!
    El intelectual al sefvicio del régimen, subsidiado, patrocinado con el sudor del cuentapropista o del cuentajenista...este Jouvenel es un perfecto ejemplo de la política de subsidios en Andalucía y Extremadura respecto a los trbajadores del campo; o de la política de subsidios en Madrid y Brcelona respecto a los chupatintas de perídodicos (panfletos de propaganda política) o a los intelectuales, opinadores, creadores de "cultureta"...patrocinados por sendos regímenes madrileño o catalán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi humilde opinión, ha entendido usted lo contrario de lo que Jouvenel quiere decir.
      Lo que pasa es que Jouvenel lo dice desde la posición de quien se puede permitir despreciar las subvenciones porque a él, de familia muy rica, nunca le van a hacer falta.

      Eliminar
  2. Prefiero que subvencionen a los del campo, que no a los snobs trasnochados y trasvestidos de progresistas o de hipsters, que viven de la sopa boba de la subvención y encima se dirigen al público con un aire de suficiencia que da asco. Si sacaran las subvenciones y chanchullos intelectualoides o culturetas el paro real seria del 50%

    ResponderEliminar
  3. Esa intelectualidad de la sopa boba y el compadreo institucional además es mala para la salud. Es como la comidad basura pero en cultura.

    ResponderEliminar
  4. Lo que dice Jouvenel es una aproximación en algunos casos, pero en la mayoría, me temo, la frase es cierta solo hasta la frase que acaba en los dos puntos. El intelectual es partidario del déficit –como el "artista"– porque sabe que en el "mercado" sus ideas no valen lo que el Estado le ha pagado de alguna manera (salario, subvenciones, encargos…). La mayoría no aporta nada significativo, salvo redundancia o ruido. Por poner un ejemplo, si algo teme el profesor universitario más común es la "valoración" externa de su trabajo y el rendimiento de cuentas.

    ResponderEliminar

  5. ¿ Termina la 'transacción mercantil' cuando el intelectual ha creado su 'producto' ?

    Pongamos, ¿ Gauss fue un intelectual ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la sugerencia de que la contribución de una persona se puede extender mucho en el tiempo, y el ejemplo de Gauss es genial.
      Quienes, en general, critican a los intelectuales, suelen considerarlos personas que dicen a los demás cómo vivir; en ese sentido, Gauss no lo sería.

      Eliminar
  6. "la producción del intelectual es mucho inferior al de..."

    ¿Mucho inferior?

    (¿De quién es la traducción del texto?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea de quien sea, lo he transcrito yo. Ya está corregido. Gracias.

      Eliminar
  7. "Una fácil vía de acceso a lo íntimo de la mentalidad del intelectual es su preferencia por los déficits. Se ha observado que tiene simpatía por [...] los periódicos incapaces de autofinanciarse."

    Sobre el fondo del asunto, creo que Jouvenel (intelectual olvidado hoy en Francia) exagera mucho. El 99 % de los intelectuales prefieren colaborar en periódicos o revistas ricos que paguen 800 euros el artículo que en periódicos o revistas pobres que los paguen 50 o no los paguen en absoluto. Otra cosa es que luego justifiquen a posteriori el hecho de no poder publicar en periódicos o revistas ricos.

    (800 euros no es una cifra al azar: es el mínimo que pagan por artículo en una revista de veterinaria francesa que conozco).

    ResponderEliminar