lunes, 19 de octubre de 2015

Las letras pequeñas de la historia


Único ejemplar del único número de la revista hecha a mano en el campo de concentración francés de Gurs por los brigadistas internacionales chinos que participaron en la guerra civil española. Hoy lo he tenido en mis manos.


Un folleto hecho también a mano por los brigadistas internacionales checos en homenaje a André Marty. Estoy empezando a sospechar que la figura de este hombre ha de ser revisada. Intuyo incluso que su fama como "el Carnicero de Albacete" no se debe tanto a los comentarios envenenados que Hemingway le dedicó como a la propaganda de su propio partido, el PCF, cuando decidió expulsarlo. También lo he tenido en mis manos. Y un buen rato.

2 comentarios:

  1. Ha de ser conmovedor tener entre las manos un documento original de unos años tan dramáticos y tan trascendentes todavía. Ciertamente, esos ejemplares únicos, como las cartas, son testimonios físicos que han atravesado los años, trazos, huellas de pensamiento y sentimiento expresados en presente, que quisieron ser futuro y ya son pasado y ceniza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Algunos filósofos han hablado del aura del original frente a la copia. En un documento de este tipo el aura está tan presente que hasta se huele. Efectivamente, es muy emocionante.

    ResponderEliminar