viernes, 23 de octubre de 2015

Filosofía

Cuando la filosofía deja de ser el arte de dormir con el enemigo, se degrada rápidamente en una especie de religión laica.

Me voy a Jaén