domingo, 4 de octubre de 2015

El arte de caminar

Abrió el paraguas por fin y se quedó un momento suspenso y pensando: «y ahora, ¿hacia dónde voy?, ¿tiro a la derecha o a la izquierda?» Porque Augusto no era un caminante, sino un paseante de la vida. «Esperaré a que pase un perro ––se dijo–– y tomaré la dirección inicial que él tome.»
En esto pasó por la calle no un perro, sino una garrida moza, y tras de sus ojos se fue, como imantado y sin darse de ello cuenta Augusto. 

Don Miguel de Unamuno, en su Niebla.

Por cierto que don Miguel parece querer dar la razón a los pedagogos modernos cuando un poco más adelante nos aconseja "¡no metáis en la cabeza lo que os quepa en el bolsillo!", pero inmediatamente deja las cosas claras: "A lo que habría que añadir por complemento: ¡no metáis en el bolsillo lo que os quepa en la cabeza!"

3 comentarios:

  1. Sabes latín, en el sentido literal y figurado.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo entrañable desde Rivas, Gregorio, con mi gratitud por la lectura de tus aforismos. Filosofía de calle, liliputiense y breve, que sirve de paraguas entre la lluvia de lo cotidiano. Reseñaré en el blog tu libro. Un abrazo de nuevo y feliz jornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibo el abrazo con un profundo agradecimiento, José Luis.

      Eliminar

Magris, otro de los nuestros

Es evidente que el conocimiento fáctico no basta. No basta con saber dónde está el esófago para ser un buen médico ni dominar la gramática ...