domingo, 5 de abril de 2015

Pitágoras

“Decía Pitágoras que los hombres principalmente han recibido dos magníficas cosas de los dioses: Poder decir la verdad y poder obrar bien. Añadía que ambas nos hacen familiares a los dioses.”
Πυθαγόρας ἔλεγε δύο ταῦτα ἐκ τῶν θεῶν τοῖς ἀνθρώποις δεδόσθαι κάλλιστα, τό τε ἀληθεύειν καὶ τὸ εὐεργετεῖν· καὶ προσετίθει ὅτι καὶ ἔοικε τοῖς θεῶν ἔργοις ἑκάτερον.
Claudio Eliano, Varia Historia, 12.59

6 comentarios:

  1. Vaya, yo he pasado la tarde con el mito de Protágoras.

    ResponderEliminar
  2. Gran Protágoras y gran mito, con ese inquietante final, "quien no sea capaz de sentir ni vergüenza ni justicia, debe ser eliminado, como una enfermedad de la ciudad" (cito de memoria), que pone sus precisos límites a toda tecnología política: sea cual sea nuestro sueño político, no puede llevarse a la realidad sin dejar marginados.

    ResponderEliminar
  3. Es curiós que en els grecs, el primer sigui el negatiu (el concepte originari com l´afirmació que és negació)..........a-leteheyein es decir la verdad es primero la negación-del-ovido
    Y la a-mnesia es la no-memoria, por eso la ana-a-mnesia (negación de la negación).
    Bueno perdonen que es domingo noche..... o ya lunes día.
    H. Ambossat

    ResponderEliminar
  4. La anámnesis es a la facultad del sujeto "veritante", como la aletheia a la naturaleza del objeto "veritado".
    H.Ambossat

    ResponderEliminar
  5. No lo recordaba y volviéndolo a leer, me doy cuenta del detalle curioso de los dos fuegos. El fuego de Zeus (rayo) que mata y el fuego de su hermano Hefesto (el brillo, luz, chispa phaistos?). Si Zeus es a la polítcia, el rayo es el de la guerra y la destrucción, del temor y el dominio. El fuego que roba Prome, es el de la fragua de Hefesto, el del arte del forjado y el templado del metal, pero también el de la luz de la antorcha o de la lámpara de aceite (Atenea) para poder desarrollar las otras artes cuando la luz del sol se esconde en el horizonte........En fin, luego es curioso, que el fuego de Hefestos sirva esencialmente para fabricar "armas" de la guerra, y la política. Es decir, para cubrir la ausencia del fuego de Zeus, en poder de los hombres.
    H.Ambossat

    ResponderEliminar