viernes, 1 de noviembre de 2013

Richard Pryor, para esta tarde, por ejemplo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado.  No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, un...