lunes, 18 de noviembre de 2013

Por qué no hay que fiarse de Bruselas

Cuenta Voltaire en el suplemento del artículo "Dios" de su Diccionario filosófico que en Bruselas se tenía por cierto que un conejo había tenido media docena de gazapos con una gallina. Y después no quejamos de la política agraria común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El hombre discreto

Un infeliz, que de hambre se moría, exclamó cierto día, viendo un bloque de mármol de Carrara: -¡Gran Dios, si yo lograra esculpir esta ...