lunes, 18 de noviembre de 2013

Himmler y los animales

Himmler: "Nosotros los alemanes somos los únicos que nos mostramos correctos con los animales"

13 comentarios:

  1. Los dogmáticos son intercambiables.

    Y siempre, siempre, son modernos. Nunca conservadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permítame usted que le ponga un pero, pequeñito, si quiere: en el conservadurismo suele encontrarse el dogmatismo de quien olvida que todo conservadurismo comenzó siendo otra cosa.

      Eliminar
    2. Sus peros siempre son interesantes.
      Pienso que en esto tenemos un problema de vocabulario (mio). El conservadurismo lo entiendo como una acomodación a lo que hay y un pesimismo ante los cambios.
      Los modernos siempre tienen fe en la bondad de sus dogmas.
      Creo que aún lo he liado más.

      Eliminar
  2. Cuando estuvo en España fue a los toros. Dicen que se desmayó ante el espectáculo.

    Me parece demasiado bonito para ser verdad.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo en Las Ventas y si no se desmayó... poco le faltó. De hecho se desmayó -según cuentan- viendo la ejecución de unos prisioneros en un campo de concentración. Donde seguro que no se desmayó fue en su visita a una checa de Barcelona, ciudad que, por cierto, le rindió un gran recibimiento. También estuvieron muy cordiales con él en Montserrat.

      Eliminar
  3. Tal vez Himmler leyó a Shopenhauer y dijera eso. Los nazis también destrozaron la filosofía.

    ResponderEliminar
  4. El gato de Schrödinger12:43 a. m., noviembre 19, 2013

    Nosotros los animales somos los únicos que nos mostramos correctos con los alemanes.

    ResponderEliminar
  5. El 23 de octubre de 1940, mientras Franco y Hitler se reunían en Hendaya, Himmler aterrizó en Barcelona. Visitó Montserrat en busca del Santo Grial, o eso se dice. Le robaron un maletín en el Ritz con información sobre el Santo Grial. Hizo también una visita nocturna a la cheka de la calle Vallmajor construida por Alfonso Laurencic con imagenes inspiradas en Kandinski y Mondrian (!!). Pueden ver la foto aquí:

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/2013/02/28/pagina-10/91446752/pdf.html?search=%22Rolf%20L%20Jaeger%22

    Creo que el personaje a la derecha, no identificado por Lluis Permanyer, es Miguel Mateu Pla, alcalde de Barcelona y amigo personal de Franco.

    Más aquí:

    http://foroespana.foroactivo.com/t3186-heinrich-himmler-en-espana-que-buscaban-los-nazis-de-la-ss-ahnenerbe

    http://librorum.piscolabis.cat/2010/07/por-que-hice-las-chekas-de-barcelona.html

    http://www.museoreinasofia.es/coleccion/obra/archivo-fx-reproduccion-checa-sim-servicio-investigacion-militar-convento-calle

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por toda esta información. Está usted invitado a café, copa y puro.

      Eliminar
  6. El gato de Schrödinger1:07 a. m., noviembre 20, 2013

    En agosto de 1941, Himmler visitó un campo de concentración cercano a Minsk (Bielorrusia). Estaba abarrotado de judíos, prisioneros de guerra rusos y otros morituri.

    Testimonio de Karl Wolff, general de las SS:
    "Allí había una fosa abierta, donde tenían que saltar y echarse boca abajo, a veces debajo de dos o tres filas de otras personas ya muertas, y luego se les disparaba desde el borde de la tumba. Himmler, que nunca había visto un muerto, se asomó por curiosidad al borde de la fosa, una especie de agujero triangular. Cuando estaba mirando, tuvo la mala suerte que se merecía: le salpicaron los sesos de uno en la chaqueta y creo que también en la cara; se puso verde y pálido; no vomitó, pero tenía náuseas y se balanceó. Yo tuve que dar un salto y sostenerlo, y me lo llevé de allí."

    Fuente: El Mundo en Guerra, serie documental de Thames Television.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que luego nos hablen de la banalidad del mal...

      Eliminar
  7. Ahora, para disfrutar, tecleen en su buscador "Esvástica sobre el Bidasoa" y luego "Macgyver y los vascos".

    Verán qué risa.

    ResponderEliminar