lunes, 19 de agosto de 2013

Daimones de madrugada


Daimones intercediendo entre los dioses paganos y los humanos. Detalle de La Ciudad de Dios de San Agustín, c. 1480. 

La tesis de Sócrates en el Banquete de Platón acerca de que Eros es un gran daimon que vive "entre dos" (metaxú: en los intervalos, entrambos) fue desarrollada por el mismo Platón en Epinomis y, posteriormente, por Máximo de Tiro, Plutarco y Apuleyo entre otros. De acuerdo con este último los daimones son "Genere animalia, animo passiua, mente rationalia, corpore aeria, tempore aeterna”. 

Para san Agustín, sin embargo, el verdadero "metaxú" es Cristo. Es también el único posible, ya que por ser, al mismo tiempo, hombre y Verbo de Dios, es “el camino, la verdad y la vida”. De esta manera el eros de Diotima se metamorfosea en Cristo. Sin embargo el proceso de "demonización" de lo daimónico era imparable. En la Edad Media se impondrá la imagen daimónica de ese Prometeo caído que es Lucifer, el portador de la luz de las tinieblas.

Son las 7 de la mañana. Llevo horas dando vueltas por la casa intentando entretener a mi daimon, que mora en el laberinto de mi oído derecho y me susurra sin parar el zumbido de la desesperanza. Cosa mala, ésta, créanme.

7 comentarios:

  1. Y yo que me alegraba de encontrar otro post tan pronto... salud, Sr. Luri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días que hay que están hechos para ser dejados atrás lo antes posible. Pero son los días en que los relojes van más despacio.

      Eliminar
  2. La facilidad con la que el tiempo pasa de ser un aliado a un enemigo. Qué cosa, indefinible, como dice Agustín.
    Que pases un buen día.

    ResponderEliminar
  3. Para cuando la cosa esté mejor, una señora que se acaba de ir.

    http://youtu.be/2_etdMlagPU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The end of the World.
      Yo la asocio espontáneamente a esta canción.
      ¡Qué grande!

      Eliminar

Regalazo