miércoles, 5 de junio de 2013

Premio fin de carrera

En este país se compite denodadamente por la copa del rey y quien la gana la luce con orgullo en sus vitrinas; pero hay algunos que consideran muy reivindicativo quedarse con la copa al mismo tiempo que le silban al rey en la final, a la que tan orgullosos están de haber llegado. ¿Lo reivindicativo no sería renunciar a competir por una copa que lleva el nombre del rey al que silbas? ¿Los silbidos al rey no rebajan la categoría del premio que recibes? Pues resulta que no. Resulta que esa copa puede salvarte la temporada. Aquí el principio de contradicción nos lo pasamos por el superior principio del antojo y nos quedamos tan agustito.

Pasa lo mismo con el premio fin de carrera que te da el ministro de educación. Si no te gusta que te lo entregue un señor que está ahí no por ser un señor sino por la autoridad institucional que representa, lo lógico -y educado- es no ir a recibirlo; pero eso de quedarse con un premio que muy probablemente llevará el nombre de quien te lo ha concedido y posteriormente enmarcarlo en el cuarto de estar para lucirlo ante las visitas junto a la foto del momento heroico del desplante al ministro, me parece una conducta infantil, aunque, por lo que se ve, cada vez más común. 


25 comentarios:

  1. Deben recogerlo porque se lo merecen por sus notas. El premio te lo da Wert pero no lo concede él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que vengo a decir más adelante. Es perocupante el razonamiento de Luri, porque confunde cargo y persona. No entiendo que una persona que razona habitualmente de forma lógica, pueda decir estas incongruencias.

      Eliminar
  2. Es un mal aún de este país, que a las personas brillantes nos atrevemos a darles lecciones de moralina, y por contra, defendemos a los "burros" por tener un cargo de autoridad institucional. ¡viva la emancipación ilustrada de este país!

    ResponderEliminar
  3. Cada vez más común y más alabada por 'el pueblo' o sea que cada día somos más infantiles, con perdón de la infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Alguien tiene idea cuándo termina hoy la adolescencia? Si aplicamos los rasgos que en mis tiempos de estudiante psicología evolutiva caracterizaban al adolescente, resulta que hay cada vez más adolescentes con cuarenta años.

      Eliminar
    2. Si serveix com a referència, al 2007 la Generalitat va estirar la validesa del carnet jove fins als 30 anys!

      Sempre he pensat que els "joves" d'aquesta edat que en són titulars haurien de sentir una mica de vergonya. D'altra banda, però, la culpa no és seva, sinó del que va decidir mantenir el nom Carnet Jove per comptes d'emetre algun altre tipus de títol sota una altra denominació. Però és clar, per alguna estranya raó, perferim no emancipar-los i els seguim tractant com a cadellets. En fi...

      Eliminar
    3. Al gran Lluis Duch vaig sentir-li dir una vegada que els mals de l’ànima que manifesten els adults que voregen avui la cinquantena eren els típics de l’adolescència d’ahir.

      Eliminar
  4. Siento que no quieras entrar en el tema, mi comentario no tiene importancia, ninguna, pero su actitud si, es usted funcionario de ese ministerio?

    ResponderEliminar
  5. es normal, sobre todo porqué silbar al rey va en el manual, y en cuanto a la copa no es suya, ni antes del Generalísimo sinó de España. ¡Vaya! eso tampoco satisfará a algunos (no tantos como parece). Bueno: el fúmbol és asín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Francesc, ¡mira que me digo a mí mismo que no debo escandalizarme por nada, sino observarlo y tomar nota... pero..., ya ve...!

      Eliminar
  6. Vols dir ? No sé quin concepte filosoófic ès el que fer passar bou per bèstia grossa

    ResponderEliminar
  7. "fin de carrera" se llama vuestro ministro de educación? ojalá sea cierto...

    ResponderEliminar
  8. Por lo menos Sartre tuvo el detalle de no acudir a la ceremonia de los premios Nobel el año en que le concedieron el premio, incluso avisó con antelación de que no lo quería.

    Bueno, también dicen las malas lenguas (concretamente, un exmiembro del Comité Nobel) que una década más tarde hizo indagaciones para ver si podía cobrar el dinero del premio, pero eso ya es otra historia.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que entre todos estamos perdiendo la razón, a izquierdas y a derechas. O que nos la están haciendo perder. Ni me gusta el ministro ni las actitudes de los premiados. Y para qué hablar de las autonomías!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien de eso que se suele llamar "gente bien informada" me contó en su momento que el ministro estaba elaborando su proyecto de ley con tanto sigilo y cautela que ni tan siquiera en su partido sabían lo que estaba cocinando. Cuando se dirigieron a él algunos consejeros de educación populares para que les explicara sus planes les contestó que en la ley que estaba preparando no había mucho que debatir, porque era la ley menos ideológica que se había hecho en España en materia educativa.
      Posiblemente yo sea la única persona en España que cree que Wert es, más que un malvado maquinador de neoespañolismos, un simple y un poco patético ejemplo de ingenuidad política.

      Eliminar
    2. ¿un burro?...pues yo lo dije primero.

      Eliminar
  10. http://www.lavanguardia.com/vida/20130605/54374718013/di-gracias-catalan-wert-para-supiera-no-esta-machacando.html "Para decirle de manera suave que nos está machacando".
    No me diga que no es entrañable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Criatura! ¡Diplomada amb 29 anyets! ¡I a Madrid!

      Eliminar
  11. Bé, em sembla que un objectiu de la gran Logse era formar ciutadans tolerants, oberts al diàleg, i bla bla bla. L'exemple és eloquent per si mateix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivament, Ramon. Hi ha hagut una situación que em sembla que no te comparació amb d’altres països del nostre entorn: totes les lleis educatives de la democràcia han estat consensuades entre el PSOE i els nacionalistes catalans i bascos. No ho ha hagut cap llei educativa del PP que arribés a possar-se en pràctica. I el que em sembla obvi és que del resultat de tot plegat np ens podem sentir molt satisfets.

      Eliminar
  12. Nada mejor para un catalán o un vasco que llevarse a su casa algo tan representativo de españa como la copa del rey, por eso se exiben dichas copas. En cuanto a los silbidos, no rebajan en nada el premio, son un plus en este juego. Lo del ministro de educación y los premios que da....es harina de otro costal. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Se demuestra que la educación para la ciudadanía era necesaria.

    ResponderEliminar
  14. No entiendo su razonamiento. Los premios fin de carrera no pertenecen al político de turno que desempeñe el cargo en un momento dado, sea quien sea. El premio no lo da el ministro de turno, sea quien sea, como concesión graciosa, sino en nombre de un sistema establecido, al que representa circunstancialmente. Por tanto, no veo la menor contradicción en aceptar el premio fin de carrera al mismo tiempo que se expresa el rechazo hacia la persona que, por razón de su cargo, lo tiene que entregar. Otra cosa sería si la persona que recibiera el premio rechazara el sistema establecido. En ese caso, obviamente, la incongruencia sería absoluta.

    ResponderEliminar

Intranet

La cosa esta de las redes sociales te ofrece la posibilidad de elegir afinidades y de esta manera ir construyendo tu red dentro de la red, ...