martes, 16 de abril de 2013

Historias de Bulgaria: La llave de la casa


"Los judíos sefardíes –me dijo Harry Moreno-, a diferencia de los asquenazíes, no tenemos nacionalidad. Un asquenazi sabe de dónde es: es polaco, ruso, alemán… Pero nosotros, los sefardíes, sólo tenemos nuestro nombre y nuestra lengua y, algunos, la llave de la casa que abandonaron al ser expulsados de España".

Algunos apellidos judíos en el cementerio de Sofia: Aroyo, Bentura, Katalan, Luna, Merkado, Oliver, Pardo,  Primo,  Rodrig, Spinadel, Taranto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con Olivier Rolin

Así empieza esta historia En diciembre de 2015, cuando estaba escribiendo El cielo prometido , mi amiga B. me envió un libro que ...