domingo, 5 de julio de 2009

Dios, tras el chaparrón

Cuando el hombre se despertó, Dios ya estaba allí.

De hecho parece ser que la sospecha de que alguien estaba observando su sueño le hizo ponerse en pie y sacar con un gesto mecánico la espada de la vaina. De un golpe seco le cortó la cabeza a una sombra.

Desde aquel día la conciencia de haber matado a Dios le permitió añorarlo y fue el mantenimiento de esta añoranza a lo largo de los siglos lo que hizo de él, cabalmente, un hombre.

Por eso, si yo fuese alcalde de Ocata, levantaría con mucha pompa y mucha circunstancia un monumento a Dios -a un Dios, quizás, sin cabeza- en el mismísimo centro de la plaza en la que desayuno diariamente, con esta inscripción: "En agradecimiento por habernos creado".

(Hoy ha caído un buen chaparrón. Un chaparrón mediterráneo, contundente, con mucho aspaviento, pero que ha pasado rápido dejándome empapado frente a un arcoiris de escándalo que nacía en Sant Mateu y se hundía en el mar. Había ido con mi mujer a pasear al Pancho y nos ha pillado en un descampado. Mientras me secaba, me ha dado como un arrebato teológico).

10 comentarios:

  1. Mi abuela era evangélica y vivía la religión muy vívidamente. La recuerdo en el jardín de la casa ( se veía el Ajusco nevado), mojándose por gusto en medio de tremendo chaparrón y diciendo qué grande era el poder de Dios. Tú me la has recordado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Buenísimo, con esa parodia del célebre (¿realmente merece tal celebridad?)de Monterroso, el escenario bíblico y la conclusión.
    Un abrazo y que tengas muy buen verano.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, curiosamente en el origen del luteranismo también hubo una tormenta.
    No quiero decir que vayas a fundar ahora una nueva religión, pero parece que la lluvia nos vuelve teológicos ¿o era melancólicos?
    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tienen los perros. Sales a pasear con ellos y te encuentras a Dios al llegar al descampado.

    Suelen ponerse nerviosos. Los canes, evidentemente. Creo que no lo tienen mucha confianza al Todopoderoso.

    ResponderEliminar
  5. Y tan teológico Gregorio. Hace unos días tuve la suerte de tomar un Mexican Mule con dios, y la verdad me defraudó su comportamiento.

    Pero es la vida.

    Buena entrada, y mejor chaparrón.

    ResponderEliminar
  6. Algunos estamos tan huérfanos de Dios que ni siquiera conjeturamos su decapitación. Resignadamente nos encogemos de hombros cuando, al despertar, comprendemos que esa sombra era hija nuestro sueño.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo. Para enmarcar, o imprimir, o algo. Dios, una sombra sin cabeza que vigila el sueño de los hombres, una añoranza convertida en estatua antropomorfa, el telediario en el desayuno.
    Para agregar a la lista:
    -Cuando Dios creó el mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora? (George Bernard Shaw)
    -Allí donde Dios tiene un templo, el diablo suele levantar una capilla. (Robert Burton)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ja ho tenen això, les tempestes mediterrànies

    ResponderEliminar
  9. No era el moi de tiana sinó l'Abelunimbus, l'autor real del darrer comentari

    ResponderEliminar
  10. ¿Dios creo...?
    ¿Que clase de degenerado crearia un mundo como este?

    saludos!!!

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...