viernes, 17 de julio de 2009

Paseo por el Raval

Bajo por la calle Joaquín Costa hasta la del Carme. Lo conveniente sería torcer a la derecha, pero tengo enfrente la entrada a un callejón con un nombre provocador, Carrer del Mal Nom. Se trata de un callejón umbrío al que no se le ve la salida, porque tiene forma de “L”, que me lleva a través de un arco, que no carece de cierta gracia, hasta el Carrer de Picalqués. Me detengo junto al número 9 a tomar cuatro notas, pero apenas me da tiempo a comenzar a escribir. Desde algún balcón de los pisos más altos han arrojado un cubo de agua, sin avisar, que me ha dado de lleno. Aunque quiero creer que es agua, no es éste un lugar adecuado para dejar constancia de mis improperios. Me alejo intentando secarme como puedo, mirando los balcones abiertos y vacíos. El propietario de “McFavour. Afro/European Alimentation” me ve pasar sin inmutarse. Atravieso un segundo arco y alcanzo la Riera Baja. Un vagabundo se me echa encima nada más verme. Como creo reconocer en sus palabras el acento búlgaro, lo saludo con las dos palabras que sé en este idioma, que las recibe con una sonrisa tan agradecida que casi vale por el remojón que cabo de pasar. El hombre me acompaña hasta la Calle Hospital hablándome de Plovdiv, los montes Rodope y la raquía, la bebida nacional de Bulgaria. En la Calle Hospital no hay ropa secando en los balcones, sino pancartas que proclaman a los cuatro vientos “Volem un barri digne”. Me detengo un momento en el número 133. “Joseph Afro-Caribe. Import-Export. Alimentació general i tropical. Cosmètics”. Un cartel del escaparate me llama poderosamente la atención. “Jesus Faithful Ministries. Present Historical program. Deliverance and Miracle Service. 13th July 2009 - 19th July 2009. Theme: The enemy summit. Host: Pastor Francis Adabanka. Guest Speaker: Pastor Austin Okadiram”. Tomo nota y sigo mi camino hasta la Calle de la Cera. Las pancartas han sido sustituidas por ropa tendida. Dejó atrás un local de Internet, “Ali-Ali”, y una Asesoría laboral y fiscal con la persiana bajada desde hace bastante tiempo.
Al pasar junto a la Calle Botella no puedo por menos de acercarme al numero 7, para rendir tributo a mi memoria frente a la puerta de uno de los lugares musicalmente más vivos de toda la ciudad, el Big Band. A cuatro pasos se encuentra uno de los refugios gastronómicos de la transición barcelonesa, Can Lluis, que anuncia el “Menú MVM” (Manuel Vázquez Montalbán): “Primer, Olleta d’Alcoi; segon, cabrit al forn; postres, Xines de Can Lluis. Café. 24,90 euros més IVA”.

23 comentarios:

  1. Menys la part de la mullena, m'hi he sentit al vell mig del Raval :)

    ResponderEliminar
  2. Un gran barrio, con muchas realidades, como soy una fanática de 'la volta de la Monyos' paso por él a menudo y siempre es distinto.

    ResponderEliminar
  3. Tot i que m'agrada molt viatjar, i a poder ser ben lluny, a vegades en tinc prou amb un viatge pel Raval. Aquí al costat, sense ni agafar l'avió i per quatre duros. Et recomano també Trinitat Vella.

    ResponderEliminar
  4. Marta, Júli, Abelunimbus: Ya se sabe... hay otros mundos, pero están en éste.

    ResponderEliminar
  5. Què cony és un 'barri digne'?

    Y no me remita a Spinoza!!!

    Yo hoy he estado comiendo en Posada Nostra (Ribera del Fresno), magnífico local regentado por Manuel, de Isla Cristina, y Doménico, del Abruzzo, arrejuntaos en Barcelona y que hace dos años se instalaron aquí en busca de paz.
    (Si vol passar un cap de setmana llarg, altament recomanable)

    A la hora de la pannacotta ha quedado claro que tanta tranquilidad les aturde. Manuel se quiere volver al Raval, pero no lo dice en voz alta.

    Ai.làs! Volem i dolem!!!

    Auguri!!!

    ResponderEliminar
  6. Adu: Eso es fácil de contestar: Lo que quieren los vecinos de la calle Hospital. En cuanto a su significado exacto, habrá que preguntárselo a ellos, porque lo evidente es que en los balcones del resto de las calles del Raval (el antiguo Arrabal barcelonés), mucho más degradadas que la citada, no hay pancartas, sino plantas, botellas de butano, plásticos para proteger la ropa que se pone a secar y persianas con las tiras rotas.
    Un barrio digno me imagino que era lo que esperaban encontrar los modelnos que hace quince años vinieron a vivir a la Rambla del Raval. Esperaban encontrarlo un poco canalla pero digno, multicultural, divertido, no demasiado ruidoso, no excesivamente violento, sin olores ni basuras... esperaban encontrar un barrio mix, vaya. Pero no lo han debido encontrar, porque la mayoría lo ha traicionado, y sin darle dos besos.
    Un barrio digno -le digo yo, admirado Edu- es aquel que no nos despierta ningún sentimiento de vergüenza ni temor (¡coño, me ha salido Spinoza!)

    ResponderEliminar
  7. No sé cómo no te encontraste a Séneca.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hay individuos que tiene perros, y esos individuos no son cazadores. Eso me deja perplejo. ¿Tiene explicación, don Gregorio?
    ¿Los tienen para poder gozar -los cívicos, claro-de una mierda en sus manos?

    ResponderEliminar
  9. Gabriela: Séneca no viviría en el Raval. Era uno de los ciudadanos más ricos de Roma y vivía como tal.

    ResponderEliminar
  10. Tumbaíto: Ahora mismo le transmito esta grave cuestión a James J.Heckman. O resuelve él el interrogante o estamos perdidos, don Tumbaíto.

    ResponderEliminar
  11. Don Tumbaíto, ¿podrá la microeconomía explicarnos esta extraña necesidad de paliativos que tenemos los humanos para sobrellevarnos a nosotros mismos? La necesidad de consuelo se acaba resolviendo dando palos de ciego. Creo que es en "Memorias del subsuelo", de Dostoievski (pocos psicólogos ha habido más grandes que él, comparable, quizás a Nietzsche), donde se lee que a veces preferimos ser esclavos que pasar desapercibidos. Y le aseguro que una de las maneras más gozosas de no pasar desapercibido es tener un perro.

    ResponderEliminar
  12. Don Gregorio,

    De mi casa a la parada tengo que recorrer un cuarto de hora de ladridos de xxxxx perros. Si en vez de encontrarme con los violentos ladridos de los xxxxx perros me encontrase con que son sus dueños los que me chillan quizá podría imprecar algún amparo por llegar de los nervios a la parada pero como a todo el mundo le gusta los xxxxx perros... Los xxxxx perros son muy queridos. He abierto una galleta de esas del facebook dice que me regocijaré en una buena noticia: cólera en Barcelona, por favor.

    En relación con la microeconomía, sería muy bueno que nos diese una explicación de eso pues así sabríamos que explica algo. Mis amigos economistas tienen algo en común: todos odian la macroeconomía y aman la microeconomía. Sin embargo, yo no me creo ni siquiera que haya empresas, por eso empleo el termino: universitas rerum. Es como cuando pensamos que hay padres porque cuando pensamos en los padres de alguien comparecen unos individuos que lo que son es sus progenitores. Pues lo mismo pasa cuando pensamos en las empresas.

    Y por último lo de sobrellevarse... Es un peñazo y propio de la imbecilidad (acaso en algunos transitoria). Pero es que mientras menos peñazo intentemos ser más peñazo somos (es como ayudar a los famélicos de África (que lo único bueno que se puede hacer por ellos es rezar (y de ahí que los únicos que hacen algo bueno por ellos sean o los que rezan o los que no hacen nada por ellos))).

    ResponderEliminar
  13. Por eso, Don Gregorio, cuando alguien me dice de hacer algo y yo respondo que no y él me vuelve a preguntar que por qué no y yo le respondo que porque soy un soso y él me replica que no soy un soso, entonces si creo que lo dice convencido pienso para mis adentros: vas mal, Tumbaíto, vas muy mal o peor.

    Hoy estoy locuaz (es que me he metido un chute de cafeína).

    ResponderEliminar
  14. Tumbaito: Lo peor de los amigos es esa manía suya de redimirnos a toda costa.

    ResponderEliminar
  15. Un paseo más que interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Un artículo sobre la situación de la educación en España en El País. Quizá ya lo ha visto pero, por si no, le voici.

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/era/profesor/desorientado/elpepisoc/20090718elpepisoc_5/Tes

    ResponderEliminar
  17. Goyo! A pocas calles de donde te tronó San Pedro (en tu frecuentada Ferlandina) me llovió a mí un bolsón de basura del tamaño de un perro XXL que un vecino cívico lanzó desde el Segundo piso sin tan siquiera asomarse. Ante tal pedrisco de verano, solté una sarta de improperios riberos, cuyo eco rebotó en el cruce de calles. Me asusté de mí mismo y, ante posibles represalias que pudieran volver a salir de aquella ventana misteriosa... apreté el paso y las posaderas. Ahora entiendo por qué en este barrio venden paraguas hasta en los días más soleados. Si Magritte levantara la cabeza
    Un abrazo desde latitud 28G40'

    Carlos

    ResponderEliminar
  18. fgiucih: Y eso que sólo he contado el comienzo. El día fue largo y estuvo plagado de sorpresas. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Don Carlos: ¿Sabe usted que nunca he estado en las Canarias? Tendremos que hablar un día de la manera de poner remedio a esta desgracia.
    Lo que me cuentas de la bolsa no deja de tener un punto de consuelo.
    Te cuento otra cosa.
    El día 29 de junio frente a Vins i Divins (la vinoteca que mi hijo tiene en Ocata) me paró una chica de aquí, de Masnou, para decirme que había estado con una pareja de Azagra. Tiene algo que ver con adopciones y los azagreses la haían visitado por esto. Les comentó que me conocía, etc. Mientras estábamos hablando de esto, se levantó otra chica que estaba sentada a nuestro lado admirada de lo que estaba oyendo. ¡Ella también era de Azagra! En fin, que se prepare el mundo, que los azagreses hemos comenzado la expansión y no pararemos hasta que haya mariasdelolmo en todos los rincones del planeta.
    Un abrazo (envidioso).

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué lástima, Gregorio! porque tenía ganas de que escribieras sobre Séneca.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...