viernes, 13 de mayo de 2016

De Lacan a Ubieto pasando por Malraux

“A decir verdad, no es obligatorio que el hombre sea educado, ya que él realiza su educación solo. De una manera u otra, se educa. Hace falta que aprenda algo, que sude la gota gorda, y los educadores son personas que creen poder ayudarlo. Piensan incluso que hay un mínimo para dar a fin de que los hombres sean hombres, y que esto pasa por la educación. No están en absoluto errados: se necesita, en efecto, cierta educación para que  los hombres lleguen a soportarse entre sí”
Jacques Lacan. El triunfo de la religión

“Me evadí en 1940 con el futuro capellán de Vercors. Poco tiempo después de la evasión nos encontramos en el pueblo de Drȏme donde él era cura y donde daba certificados de bautismo a los Israelitas, siempre a condición de bautizarlos. (Le pregunté) –¿Desde cuándo confiesa usted? –Desde hace unos quince años. -¿Y qué le ha enseñado de los hombres la confesión? –Sabe usted, la confesión no enseña nada porque cuando uno confiesa uno es otro, está la Gracia. Y por lo tanto... De entrada la gente es mucho más desdichada de lo que uno cree y además... Levantó sus brazos de leñador en la noche estrellada: ...Y además, en el fondo, es que no hay personas mayores.”
Andrè Malraux. Antimemorias

2 comentarios:

  1. Como siempre agradecerle, siempre aprendo.

    ResponderEliminar
  2. Vine aquí al ....1:11 p. m., mayo 17, 2016

    " Y además, en el fondo, es que no hay personas mayores.”
    Para convertirse en Persona Mayor, hay que hacer lo que Jan Patocka sugiere en la entrada anterior.

    De esa falta de personas mayores hay una muestra hiriente hoy en Eleriodico - supongo que hay muchas pero yo hoy he visto esa.
    Habla de la influencia del cine porno en la educacion sexual de los adolescentes.

    ResponderEliminar