viernes, 10 de abril de 2015

Instrucciones para ser un profe innovador de última hora

"Si deseas ser aplaudido en una convención educativa, utiliza tópicos sentimentales sobre los sagrados derechos del niño, resaltando especialmente su derecho a conquistar la felicidad por medio de la libertad. Es probable que te ganes un aplauso extra si te lamentas de la crueldad de los exámenes y los deberes, mientras condenas de manera elocuente alguno de los estereotipos favoritos del abuso infantil, como el latín, las matemáticas (la geometría, especialmente), la gramática, el curriculum tradicional, la compartimentación del saber por materias que han de ser memorizadas, la disciplina y cosas semejantes."

William Chandler Bagley, pedagogo, ... en ¡¡¡1934!!!

Añadamos una mirada al presente: Free speech is so last century. Today's students want the "right to be comfortable"

4 comentarios:

  1. entoces... lo dejamos todo como está?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vigilemos, primero de no empeorarlo. Y, después, mejoremos lo que hacemos mal. Pero no pretendamos mejorar eliminando las evaluaciones.

      Eliminar
  2. Todo esto me parece raro y sospechoso a la vez. ¿Realmente somos capaces de desvelar las falacias que nos proponen, o no? ¿Será tal vez que la sociedad "democrática" se alimenta de mensajes autocomplacientes y suicidas? ¿Acaso esas facultades "de educación" no se dedican a hacer creibles las mayores hipocresías y sandeces? En 1934 el mundo salía de la crisis del 29 para tomar el camino sin retorno de la 2GM. Desde entonces todo son parches demagógicos (perdón, democráticos).

    ResponderEliminar