lunes, 4 de agosto de 2014

Madrugada moral

Según Kant, la prueba de que somos libres es que conocemos nuestro deber. Yo, honestamente, no sé si conocemos exactamente nuestro deber en cada situación, pero sé que el hecho de que pueda prohibirme hacer algo demuestra que tengo alguna autoridad sobre mi propia vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado.  No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, un...