sábado, 16 de agosto de 2014

La utilidad de la filosofía

Carta de Diderot a Voltaire el 19 de febrero de 1758: “¿Ser útil a los hombres? ¿Estamos seguros de hacer algo más que divertirlos o de que exista una gran diferencia entre un filósofo y un flautista? Los hombres escuchan al uno y al otro con placer o desdén, y continúan siendo lo que son. Los atenienses nunca fueron peores que en tiempo de Sócrates y posiblemente sólo deben a su existencia un crimen más.”

3 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger12:43 a. m., agosto 17, 2014

    D. Gregorio, esto ya lo publicó en mayo.

    No se preocupe, yo también les he contado el mismo chiste más de una vez a mis sobrinos.

    ResponderEliminar
  2. Las famosas reposiciones del verano, ya se sabe. En realidad estaba escribiendo una cosa sobre las "salonnières" y todo el espíritu de la Ilustración y me he acordado de esta carta, que parece ir directa contra línea de flotación del optimismo dieciocheno. Me ha parecido que esta sospecha de Diderot de que los ilustrados estaban haciendo comedia tiene mucho más jugo del que le había exprimido. Es como si el optimismo, mirándose en el espejo, descubriese que es sólo un chiste.

    ResponderEliminar
  3. Pues ¿qué le parece aquella otra de Voltaire donde le dice a alguien más o menos (cito de memoria, y la mía no es buena): "En la vida uno tiene que tratar con mucha gente poco recomendable. Diles si quieres que no hay infierno, pero yo, cuando me las tenga que ver con quien puede robarme, le aseguraré que hay terribles castigos por toda la eternidad si se comporta indebidamente".
    Es bastante limitado lo que el filósofo puede tener de útil para la sociedad, porque la verdad, que es lo que el filósofo busca, puede no ser lo conveniente para la sociedad. Si quiere dejar de ser "sólo" un filósofo y quiere ser, además, un político o, al menos, un intelectual influyente, entrará en un mundo en que la verdad ya no será ni mucho menos lo principal, y donde la prudencia se convertirá en hipocresía, donde no sabrá a quién está sirviendo. Y, por supuesto, los políticos tergiversarán su pensamiento para hacerle decir lo contrario de lo que en realidad dijo.

    ResponderEliminar