lunes, 25 de agosto de 2014

Agustiniana II

"Debemos nuestra paz a los juramentos prestados por los bárbaros"

4 comentarios:

  1. Los bárbaros siempre se aprovechan del inmenso valor que damos a nuestra comodidad, y así, nos van comiendo terreno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. De bárbaros hay de muchas clases. Permítame citar una reseña en mi blog de Julià Guillamont sobre Josep Sol:

    En la edición del 5 de junio de la Vanguardia de Barcelona Julià Gillamont nos hablaba de Josep Sol, "una de las esperanzas de la literatura catalana de los años 30, un chico que venía del campo, de una masía de Santa Coloma de Gramanet, cuando en Santa Coloma había masías. "

    Julià Guillamont nos cuenta en su artículo que estamos acostumbrados a los desclasados urbanos, desde Juan Marsé hasta Julià de Jodar y muchos otros, pero no a los desclasados del campo como al parecer lo fue Josep Sol.

    Una de sus principales obras es Una adolescència (1936) donde narra las peripecias de un chico de campo en Barcelona, ciudad a la que ha ido a vivir para estudiar i donde sus compañeros de estudios lo ven solamente como un campesino palurdo cuando él se considera todo lo contrario, una persona de campo culta y mucho más refinada que estos urbanitas ignorantes de quien recibe burlas y mofas. El protagonista de la novela: "Lee a los clásicos, se apasiona por el arte de la antigüedad y decide vivir ociosamente como un griego. Los valles, las colinas y los arroyos entre Santa Coloma de Gramanet y Badalona son su Arcadia. (...) El chico se dedica al deporte, de los viñedos a la playa, no como un "sportman", sino como un ático."

    -------------------------

    Entre un sportman y un àtico sin hipoteca como era Josep Sol hay todo un mundo.

    ResponderEliminar
  3. Un 16% de franceses tiene una visión favorable del ISIS.
    http://www.icmresearch.com/data/media/pdf/New%20EU%20Members-Combined-July%202014-V3.pdf

    ResponderEliminar