miércoles, 20 de mayo de 2009

Soy un "elemento de interferencia"

Yo soy un carcamal. No solamente he descubierto que soy un "elemento de interferencia" en mi familia, sino que, ingenuo de mi, hasta ayer mismo estaba tan satisfecho de serlo. Y no solamente esto. Incluso me parecían tan bien que mi mujer quisiera ser "un elemento de interferencia en mi vida". Sin embargo gracias a ZP he visto la luz.

Ya saben ustedes que ZP, que es progre, optimista antropológico y filántropo como nadie en el mundo mundial, está empeñado en proteger a las niñas de 16 años de sus padres, porque "podrían tener una interferencia determinante en su decisión, y es su decisión" (tomo las citas de la Vanguardia de hoy). La decisión a la que se refiere es abortar, un asunto en el que los padres, por lo que parece, no debemos interferir. Y, obviamente, si no debemos interferir en esto, ya me dirán ustedes si debemos interferir en algo. La decisión de la niña de 16 años que quiere abortar debe ser "libre e íntima". Nada de sacar el tema en casa, un espacio en el que, a la mínima, se pierde la intimidad. "No privemos ni interfiramos en la decisión libre e íntima de la mujer, que es la que tiene una responsabilidad para toda la vida de asumir el embarazo". Claro que la mujer puede ser mi hija de 16 años y quizás a los carcamales nos gustaría enterarnos de que nuestra niña va a abortar clandestinamente. Va a resultar que ser padre es, ontológicamente, ser un elemento de interferencia.

Mejor no protestar. Ya nos advierten desde la fortaleza moral de Ferraz que quien se opone a este asunto es un hipócrita.

Así que soy un carcamal interfiriente e hipócrita.

Voy a dejar el asunto del aborto de lado. Se supone (o supongo yo, ingenuo de mi) que si un padre o una madre deciden interferir en la vida de su hija (dejo de lado también el hecho de que vivir en familia es vivir en una continua interferencia) no es por amargarle la existencia, sino porque tienen algo que decirle. Porque, por ejemplo, tienen unos determinados valores (que no entro a juzgar) de acuerdo con los cuales guían su conducta familiar. Pero nuestro gobierno no solamente se considera plenamente legitimado para controlar las interferencias morales en el seno de una familia, sino que, por ello mismo, se autoerige en la única institución capacitada para interferir familiarmente. ¡Toma ya! Se autoconcede a sí mismo una dignidad moral superior, puesto que es capaz de discriminar entre las buenas y las malas interferencias. Con lo cual ZP parece estar convencido de que es su visión moral del mundo la única que puede salvarnos de nuestras retorcidas e hipócritas intenciones interfirientes.

Debemos estarle, por lo tanto, agradecidos.

¿Qué sería de nosotros sin este noble prócer?

Añadiré dos cosas.
1. No soy partidario del aborto.
2. Con frecuencia el griterío de algunos antiabortistas me pone tan nervioso como las prédicas morales de los proabortistas.

19 comentarios:

  1. Suscribo sus palabras al 100%, bueno no estoy muy seguro a cerca de lo de carcamal, me lo mirare. No se quien puede haber consultado el Presidente, sea quien sea, parece que es alguien de la oposición con ganas de hundirle. Desconozco que corriente Psicologica/Pedagogica puede justificar esta postura, es completamente aberrante. Que la decision de interrumpir el embarazo sea de la menor, de acuerdo. Que tenga todo el asesoramiento y cobijo de la administracion como mediadora entre ella y la familia, si lo considera oportuno, de acuerdo, pero que pueda hacerlo sin conocimiento de la familia, es una completa memez.

    ResponderEliminar
  2. Bé, jo no crec que una noia de 16 anys sigui una nena i li suposo, malgrat tot, la suficient capacitat de decidir per si mateixa. No dic que els pares no hi puguin dir la seva, però al cap i a la fi qui ha de decidir és ella. Tot i que suposo que aquest no és el tema de discusió. En tot cas, a mi em sembla bé que pugui abortar sense concentiment patern/matern.

    Ah, molt maco l'escut del Barça!

    ResponderEliminar
  3. Ya hablé de esto en mi blog y me ponen nerviosa también unos y otros y tanto meterse con la vida privada de la gente, no fumes, ve despacito, haz deporte, póntelo, pónselo. Me parece que muchas de esas niñas o no niñas a quienes se les ofrece tanta libertad de aborto acaban no teniendo otra opción a causa de la presión social -y política- a favor 'de'. Lo peor es que no hay un debate serio y todo parece absolutamente frívolo.

    Me están volviendo conservadora y voy a acabar incluso solicitando que se prohiba el divorcio de nuevo, uf, uf, uf.

    ResponderEliminar
  4. Quizá estemos dejando de lado el hecho de que la interesada puede comunicárselo a sus padres, si así lo desea. La ley no exige a los padres no opinar, sino que deja la decisión de si pueden en manos de la embarazada. No estamos hablando de una imposición, sino de una apmpliación de la libertad de decisión de un menor. Que ésta sea una medida coherente con el ordenamiento, adecuada respecto a las necesidades del sujeto y su familia, etc, etc... es otro tema.

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo que ZP llama "Interferencia" es la necesidad de contar con el permiso de los padres para que una menor de edad pueda acceder a la píldora del día despues.

    Lo qe entiendo es que en ningún momento ZP considera una "interferencia" la hecho de que, ante la consulta de la adolescente, los padres hablen con ella y le aconsejen, sino que directamente le prohiban hacerlo, o no le den permiso, que es lo mismo.

    Creo que, delicadamente, deberíamos comprender que generalizar está contrandicado en la mayoría de las ocasiones, y que así como hay padres preocupados por sus hijos, de espíritu abierto, que hablan normalmente con ellos y discurren sobre temas distintos tambien están los padres dictatoriales, los del bofetón y a la cama sin cenar, los que maltratan a sus hijos, los que los matan y los que abusan de ellos ¿Se imagina a una adolescente, por ejemplo, pidiéndole el permiso escrito a un padre maltratador para adquirir la píldora del día después? Yo no. N lo imagino, y no todos los hijos denuncian el maltratato o el abuso paterno y eso se sustenta en motivos psicológicos que no vienen al cuento.

    Es decir que lo que yo entiendo es que pueden seguir conversando copn sus hijos, aconsejándolos, pueden cimentar entre ustedes y ellos ese sentimiento de confianza que hace que un adolescente acuda a sus padres para pedir consejo porque eso es lo verdaderamente importante.

    Que la ley de la libertad al adolescente de decidir si pedir consejo o no es lo de menos, lo que hará la diferencia es la educación recibida en su casa y la confianza del adolescente en sus padres y no la necesidad insoslayable de tener que pedir permiso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy en total acuerdo con su posición, Sr. Luri.
    Lo que se ventila aquí es la ya vieja obsesión del estado (en gran manera obsesión filosófica, y no en vano Platón ya pretendió eliminar la condición privada de la vida familiar y convertirla en ámbito público) por movilizar políticamente todo lo que se sustraiga a su jurisdicción. Al fin y al cabo, clarificando lógicamente una esfera que de por sí es ajena a la deducción racional, como es la de los afectos, se pretende el dominio total, que ninguna acción, decisión o palabra quede sin fiscalizar por el poder del estado. Disolver o corroer aquello que escapa a la decisión burocrática, o todo aquello que pueda obstaculizar su desarrollo automático. La familia, como círculo de afectos y significados extra-políticos, es una limitación que los defensores de la omnipotencia estatal no pueden soportar; de hecho, toda política totalitaria se dirige abiertamente a debilitar en lo posible las fidelidades opacas e incomprensibles que se dan en el amor por nuestros cosanguíneos.
    Es una constante amenaza la de este estado protector.

    ResponderEliminar
  7. ¿Se encargará también el estado de educar a nuestros hijos para que a los 16 años sean capaces de decidir si quieren tener hijos, y si no quieren como no tenerlos? Seguro que para esto la familia deja de ser un "elemento de interferencia".
    Este proteccionismo mesiánico empieza ya a cansar; nos dicen lo que tenemos que comprar, de qué tenemos que trabajar, que si nos quedamos en paro ya nos protegerán,... ¿Cuando alcanzremos la mayoría de edad y podremos decidir por nuestra cuenta?

    ResponderEliminar
  8. Suscribo tus palabras, Gregorio. Yo también me declaro elemento de interferencia e hipócrita. El Estado es moralmente superior, lo admito, y tiene una clarividencia pasmosa: no deja a las niñas de dieciséis años salir del recreo en el Instituto sin que su padre o su madre vaya a recogerlas, pero sí les permite abortar solas. No se nos aconseja la automedicación, pero se le permite a una niña con la píldora del día siguiente. Y así tantas cosas más. Mi hija mayor cumple quince años en junio. Dentro de un año seré ya una interferencia en grado sumo, me temo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A mí me gustó lo de 'hemos de confiar en nuestros jóvenes' (o algo así).
    O sea, hemos de confiar en alguien que sabe bajarse una canción víe emule pero no es capaz de entrar en una farmacia y comprar un preservativo.

    ResponderEliminar
  10. Me importa un comino lo que diga Zapatero para animar el cotarro, pero sepan ustedes que desde hace unos cuantos años la ley del paciente prescribe el consentimiento en intervenciones quirúrgicas de las personas a partir de los 16 años, y a partir de los 14 el consentimiento es de los padres, pero es preceptivo escuchar la opinion del menor. El código deontológico del Colegio de médicos de BCN hace tiempo que aconseja que en caso de discrepancia se atienda la decisión de la menor. 16 años es también la edad para consetir en el tratamiento informatizado de los datos personales. Y la edad núbil es a los 14 ... En fin, que no entiendo a qué viene tanto barullo, a no ser que sea porque una vez más se trata de controlar el cuerpo fecundo de las mujeres.
    Otrosí: de la misma manera que en general no echamos ni se fueron nuestros hijos de casa al cumplir los 18 y convivimos (felizmente al cabo)unos cuantos años más, no sé por qué no se puede ayudar a una hija de 16 años a bregar con el problema de un embarazo no deseado, como algunos ya han comentado.

    ResponderEliminar
  11. No sabes cuánto te agradezco esta entrada, Gregorio. Yo estoy demudada, sin palabras.

    ZP lo tiene claro, lo único que tiene claro: "Confiemos en que los jóvenes me van a votar a mí, cuanto antes mejor, a ser posible a partir de los 16 años"

    ResponderEliminar
  12. Se puede estar a favor o en contra del aborto, cada un@ en su vida privada actúa según conciencia, pero pienso, tampoco se puede negar la evidencia y el drama que supone, por una relación sexual o descuido, quedarte embarazada y afrontar un hij@, adolescente o adulta, no querid@. La parte masculina a veces se comporta, otras no. Entiendo que en estos casos la libertad de las mujeres, debe prevalecer y la decisión personal, respaldada, con todas las atenciones y medios institucionales, el dinero no puede, ni debe dar ventajas. Un padre o una madre que no saben que su hija está embarazada, lleva a suponer que poco saben de su formación sexual, de sus sentimientos, de sus relaciones, etc. poca confianza dan muchos padres, a veces las madres atrapadas todavía,tampoco. En fin, si la adolescente lo pide, de la misma forma que tiene relaciones sexuales, debe poder actuar de la forma que ella decida, obligarla a tener un hij@ me parece infame. He vivido momentos traumáticos de padres violadores en la escuela, en fin...ser padre/madre no es garantía de nada. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Y digo yo, ¿hablamos de niños concebidos por obra y gracia del Espiritu Santo?, porque lo que no he leído por ningún lado es que el padre tenga algo que decir, lo cual me parecería perfecto si, en el caso de que la madre decidiera tener al niño, se diera la opción al padre de aportar, o no, dinero para su manutención o de asumir, o no, la patria potestad.

    ResponderEliminar
  14. urodonal,

    una explicación podría ser que la ¿misoandria? es hoy políticamente correcta y favorecida desde el poder.

    ResponderEliminar
  15. Esto és lucidez...una virtud tristemente poco comun...
    Leo esto despues de haber comentado su anterior post poniendo de relieve lo poco que confiamos -mas allà de las palabras - en las personas.
    Subscribo sus añadidos subrallando el segundo...

    ResponderEliminar
  16. Lo que es yo a llegado un punto en el que tan harto estoy de unos como de otros.
    Porquè tantos temas que pedirian un debate honesto, quiero decir con un cierto sentido de interés comun incorporando los interes particulares que no pueden ser evitados, derivan solo en polemicas politico-electoralistas ?
    Lo que es yo a llegado un punto en el que tan harto estoy de unos como de otros. Porquè tantos temas que pedirian un debate honesto, quiero decir con un cierto sentido de interés comun incorporando los interes particulares que no pueden ser evitados, derivan solo en polemicas politico-electoralistas ? Hace tiempo que sospecho que derecha e izquierda son como un arco de medio punto, un pilar sostiene al otro y el otro al uno. Unos y otros tienen poco que decir y mucho que conservar... El debate en estos terminos garantiza la hegemonia del eje der-izq como marco basico de la cosa pública, para ambos la question és que no emerjan nuevas visiones...
    Hoy, el stablisment – palabra de gran predicamento para las izquierdas antaño, hoy misteriosamente desaparecida – és la obligacion de posicionarse en terminos de der-izq...

    ResponderEliminar
  17. El rollo progre, como yo lo llamo, me resulta tan chocante como ver a mi padre vestido de rapero. ZP es un tipo tan majo como progre, y es por eso que se mete en unos charquitos que convierte en verdaderos barrizales.

    Si bien la educación sería una buena medida tanto para ordenar la actividad sexual a determinadas edades, como para prevenir el embarazo, como para tener criterio para decidir si interrumpirlo o no, el embarazo como tal es una posibilidad real, estadísticamente considerada hasta en las marcas de anticonceptivos, por no hablar de otras causas de embarazo, harto más desagradables y porcentualmente con peso.

    Como posibilidad dentro de diferentes escenarios debe de ser regulada, por supuesto.

    El "progre"-sismo provoca situaciones tales como que una niña (porque es una niña) de 16 años tenga que pedir permiso paterno para ir a ver las termas romanas del Museu de Badalona con el instituto, y no tenga que pedir permiso para abortar. Encima, esa distinción está promovida por el estado, que se mete directamente en mi casa, y decide lo que una hija mía y menor puede o no hacer.

    En el caso concreto del aborto de una menor, y teniendo en cuenta la experiencia tan desagradable, estresante y difícil que es para una mujer, creo que contar con el consejo, apoyo o aprobación de los padres es básico, tanto si se decide tener una criatura como en el caso contrario. Y este tipo de medidas, que abundan, intromisiones directas en las relaciones familiares, que son una consecuencia inmediata desde que nacemos y un derecho que nos da la misma naturaleza. Hablo de relaciones familiares, y no de "tratar de controlar el cuerpo fecundado de una mujer".

    No me pronuncio sobre el tema del aborto, cuya complejidad me supera. Los progres dicen "Aborto sí, pero sólo en tales casos". Los no progres dicen "Aborto no, pero en estos casos sí". Si lo miras friamente, es exactamente lo mismo, lo que pasa es que a los dos se les pone la boca pequeña al pronunciar lo que hay después de la coma.

    ANEXO: Como siempre, la información y la educación es sin duda alguna e intencionadamente, el último recurso. No vaya a ser que la gente empiece a opinar con criterio...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El último PISA

Hubo un tiempo en que me pasaba horas analizando los detalles de cada informe PISA. Ya no. Cada vez soy más escéptico sobre las posib...