sábado, 10 de febrero de 2018

Entre Soria y Pamplona


Soria pura, en las faldas del Moncayo.


Río Duero. El paseo obligado entre Soria y Garray.


Nos apareció una nutria, aunque con un aparecer indiferente.


Numancia, a lo lejos, barrida por un viento insidioso.


San Saturio, contemplando Soria.


Pamplona. "Se erigió este monumento para simbolizar la unión de los navarros en defensa de sus libertades". Me llevé de compañía a Alain Minc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mañanica de san Juan

Sí, ya sé que tengo casi abandonado este diario, pero, pero yo no tengo la culpa de que el día tenga solo 24 horas. Intentaré recuperar el h...