martes, 22 de julio de 2008

Un pollo en la City Lights

La City Lights tiene tres pisos. En el sótano, que es como una caverna, está -como ha de ser- la filosofía y por allí todos andamos a tientas (tiene, de hecho, algo de cuarto oscuro), y en las alturas, obviamente, reina la gloria in excelsis de la generación beat al completo. Subí, baje, me detuve en las escaleras, arrancándoles gemidos a las viejas tablas desgastadas del suelo, buscando algo auténtico tras las cortinas o las puertas que no llevaban a ningún sitio... o quizás sí, al bar Vesuvio, que está al lado, a donde se va a comulgar el alcohol de los poetas muertos.
No oí ningún "Aullido", ni sentí los pasos de Kerouac a mis espaldas... pero no todo fue silencio. Un pollo tuvo la culpa de que aquella procesión degenerara en un pequeño parricidio poético. Un pollo que no paró de picotearme las puntas de los zapatos hasta que le retorcí el cuello y me lo metí en el bolsillo de la americana:
The chickens
are circling and
blotting out the
day. The sun is
bright, but the
chickens are in
the way. Yes,
the sky is dark
with chickens,
dense with them.
They turn and
then they turn
again. These
are the chickens
you let loose
one at time
and small-
various breeds.
Now they have
come home
to roost -all
the same kind
at the same speed.
Los versos, que no sé si os gustarán -a mi, mucho- son de Kay Ryan un poeta laureado en los Estados Unidos del que yo no había oído hablar ni pío. Ya, obviamente, no puedo decir eso. Si hay alguien interesado, el poema se encuentra en un poemario titulado "The Niagara River", editado por Grove Press en 2005.

8 comentarios:

  1. No vaya al Amoeba (www.amoeba.com)Don Gregorio, no lo haga. Puede perderse...

    ResponderEliminar
  2. Arrebatos: el mundo está lleno de tentaciones inalcanzables, que no por ser inalcanzables son (paradójicamente) menos tentadoras. ¿Qué me dice usted del Burning Man?
    ¡Pues me lo pierdo!

    ResponderEliminar
  3. Cuidado con los cuartos oscuros
    que uno sabe como entra
    pero no como sale.
    Lo de no saber ni pío
    de un escritor americano,
    tras el poema del pollo
    tiene su gracia.
    Felicidades Mr. Luri!
    Está feliz
    como un niño con zapatos nuevos!
    Me alegra mucho.
    Saludos1
    yo estoy igual con mi concierto de Tom Waits.
    Sigh!

    ResponderEliminar
  4. Almantina: Espero que nos cuente sus impresiones del concierto. Me alegra saber que compartimos la admiración por Waits, a la que, evidentemente, Arrebatos está apuntado, seguro.
    La filosofía es un cuarto oscuro. Tal cual.

    ResponderEliminar
  5. Eso del Burning Man tiene que ser muy grande, mucho. En cuanto a Tom Waits, mi admiración no pudo competir con la abrumadora realidad de los números rojos, así que me quedé sin concierto.

    ResponderEliminar
  6. Pobre pollo... ¿No hay corderos lechales?

    ResponderEliminar
  7. Arrebatos, lamento lo de Waits, pero no nos moriremos sin ir al Burning Man.

    ResponderEliminar
  8. Tumbaito: ¡Pero si yo me llevo muy bien con mi pollo! Le he comprado un poster de Grateful Dead, una camiseta del Gran Lebowski y otra de Ginsberg.

    ResponderEliminar

Dolor

Viene una madre a pedirme un consejo que no le puedo dar. No puedo caer en la frivolidad de improvisar un diagnóstico simplemente por quedar...