jueves, 10 de julio de 2008

Steve Manniel, el navajo

Pido perdon por el redactado. Escribo a tod aprisa en un ordenador sin acentos y sin la consonante espanola que viene despues de la "n".
Estaba sentado esta manana en la terraza del restaurante mexicano La Fiesta, en Page, Arizona. Se me habia roto el pantalon por la parte de la verguenza al irme a atar los cordones del zapato. Ya sabeis, "crassshhh!". Mientras mi mujer iba a ver si me encontraba algun apano por las tiendas proximas, yo me dedicaba a leer el "Lake Powell Chronicle". Si no tuviera miedo a perderme, os contaria el eco que tiene Cristol entre la prensa de los navajos. Pero a lo que iba. Estaba yo sentado sobre el siete vergonzante de mis pantalones mientras un camarero, un mexicano emigrado, me servia amablemente un te helado. Al ver que era espanol, ha comenzado a interesarse por las cosas de Espana. En especial queria asegurarse de que era cierto lo que le habia asegurado una amiga de Jaen a la que conocia a traves de internet. Le habia jurado y rejurado que en Espana se podian ganar hasta diez euros a la hora simplemente cuidando ninos. Es que Espana es el Dorado?
Han aparecido nuevos clientes y el camerero ha tenido que atenderlos. Asi he podido continuar la lectura del Lake Powell Chronicle. Al dar con un articulo interesante he comenzado a escribir en los margenes del diario algunas ideas que me han asaltado. Y entonces es cuando ha aparecido Stevie Manniel, un indio navajo que se ha sentado a mi lado.
Un indio navajo, me apresuro a decir, nada epico. Nada que ver con los que tanto ha ennoblecido el cine. Estaba borracho, cosa nada infrecuente entre los navajos. Queria saber si yo era un novelista. Y como la idea me ha parecido sugerente, no he querido decepcionarlo Entonces me ha sugerido que le hiciera varias fotos, por si necesitaba describir un indio navajo en la novela que escribia entre los margenes de los periodicos. Se la he hecho.
He visto enseguida que lo que queria era dinero y para desanimarlo le he ensenado el estado de mi pantalon. El ha replicado que ese siete era la prueba de que tenia dinero, porque solo los ricos se atreven a salir a la calle de cualquier manera. El argumento me ha parecido tan bueno que le he dado diez dolares, escandalizando al camarero mexicano, que desde el otro extremo de la terraza me hacia senas indicandome que estaba loco (el indio, se sobre entiende).
Hemos hablado de muchas cosas, pues no en vano llevo varios dias recorriendo la inmensa reserva de los navajos. Al decirme que se apellidaba Manniel, he entendio Manuel y le he dicho "como Manuelito". Y al oir el nombre del indio rebelde, Manniel se ha echado a llorar, dejandome en una situacion incomoda, convertido en el centro de la terraza. El camarero mexicano continuaba con sus senas.
Manniel me ha contado su vida. Es lo que tienen algunos borrachos, que en cuanto les das confianza, te sueltan el rosario interminable de sus penas. Y, sobre todo, ha insistido en asegurarme que no todos los navajos son como el.
Inmediatamente he recordado la carretera que conduce de Cortez a Shiprock, a la entrada en el territorio navajo por el norte, desde Utah. Esta repleta de senales que aconsejan llamar a un telefono determinado en cuanto se vea a un conductor borracho. Cosa bien prudente, porque los navajos conducen unos todo terrenos descomunales, que parecen naves espaciales. Os podria hablar de una abuelita en Sheep Sping...
Sin duda todos los navajos no son asi. Los de los Montes Chuske, por ejemplo, parecen vivir en la Acadia. Steve lo ha reconocido, se ha levantado, me ha dado un fuerte, muy fuerte apreton de manos, y se ha ido. Pero para la sorpresa de todos los que estabamos en la terraza, tras dar un par de pasos, se ha vuelto. Me ha pedido el boligrafo y ha escrito su nombre y su direccion en un margen de periodico. Por la novela, claro.
Poco despues han aparecido un par de muchachas italianas. Como la terraza estaba llena, me han solicitado permiso para sentarse en mi mesa, cosa a la que obviamente he accedido. A los cinco mitutos se ha presentado mi mujer con unos pantalones que le habian costado un dolar y medio.
Le he tenido que ensenar las fotografias de Steve Manniel para convencerla de que lo de las italianas era una cosa completamente residual.

13 comentarios:

  1. Esto sí que es una auténtica película de indios lo más parecido a "John Wayne".es verdad que va a regresar de donde esté transfonsformado en verdadero guionista de western-pictures.
    Se ha desanimado y no va a los Ángeles o todo se andará....?

    ResponderEliminar
  2. Don...¿Se ha pasado estado usted alguna vez por mi barrio? La situación me suena y con la sensibilidad que tiene para esos matices de vida, me encantaría leer su digestión de una rocambolería caribeña...con señoritas italianas y todo...

    ResponderEliminar
  3. no sé si pedirle que cuelgue la foto, o no...

    ResponderEliminar
  4. Este conato de película que don Gregory llama "redactado" incluida su pedida de perdón ,paréceme que no pasa el arel de nadie de los que le hemos leído(al menos hasta ahora).Creo que lo pasaríamos mejor si nos contara las peripecias de los encierros o al menos se asemejaría más a la verdad y a la credibilidad.
    Pero ,soñar no cuesta nada.Imaginemos que estamos con indios navajos o chirokees o sioux o mexicanos,lanzando lazos a los caballos y todo eso que se ve en los films .O,quizás mejor,cada cual sueñe con lo que le plazca.
    Para dormir mejor yo sueño con algo similar a las hazañas de Buster Keaton ,y con menos ruido(cine mudo)que las de indios,concilio mejor el sueño.
    ¿Dónde quedó L.A.y los viñedos y el largo etc californiano?
    Como pasatiempo veraniego,le comprendo,pues los calores no permiten excesivos cavileos,pero nomás;pasatiempos.No tiene por qué no gustarle a Luri un pasatiempito de vez en tanto o cuando.
    Saludos desde donde estoy yo.

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja! Qué listo el navajo, con su respuesta al siete de sus pantalones!

    En otro orden de cosas, para teclear la "ñ", pruebe de escribir 164 con la tecla de "ALT" apretada. Si prueba alt y 160, 161, etc inluso podrá acentuar, si le da reparo dejar un texto sin acentos. No recuerdo el código, pero lo podrá encontrar poniéndole una novena a san Google.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito
    tengo un amigo que veranea todos los años en la zona de los lagos entre Canadá y USA
    dice que ésas montañas son tan bellas
    que no las puede dejar de recordar y oler todo elaño.
    Con respcto al navajo
    agudo y afilado
    como navajas de Albacete
    jajaja

    saludos amigo,
    de la gata Flora!

    ResponderEliminar
  8. Todo el mundo enseña algo ...evidentemente los ricos son unos snobs...disfrute:)

    ResponderEliminar
  9. No sé si has tenido la ocasión de recorrer las orillas del lago. El contraste entre el azul del agua y el desierto es muy intenso. Es donde se rodó, por cierto, toda el inicio de la primera parte del planeta de los simios (la de charlton Heston)

    ResponderEliminar
  10. Que bueno, Don Gregorio, que bueno... Yo le creo, dígale a su señora que hable conmigo, si no es el caso... :-)

    Anónimo: Tiéndete en el diván, y cuéntanos... Que triste suceso de tu niñez te convirtió en un ser perpetuamente torturado porque cree que todo es mentira???

    Yolanda

    ResponderEliminar
  11. Anónimo...
    es de éstos de
    los que tienen pinta de ser de los de "confundir la gimnasia con la magnesia", lo que en castellano antiguo de mi pueblo se suele denominar como "picajosiquus envidiosus porculeruus" o envidiosillo de mierda, más coloquialmente.
    De los que tienen tendencia a "confundir el culo con las témporas", una forma chusca e irreverente de indicar términos incompatibles o alejados entre sí, aunque encontrárselos, como los enanos del bosque, a veces es
    simplemente
    inevitable.

    Una indudable razón por la que caer mal a cierto tipo de gente, es bastante saludable, es que es una consecuente garantía de que se está haciendo bien, si no no despertaría tanto encono (y más en un país como éste, que se hqce leña del árbol caído) sino una maliciosa mirada de lástima y pseudocomprensión.

    Como decía una amiga mía cubana:

    "¡Ay amol!
    mejol que te tengan envidia
    a que te tengan pena."
    jaja
    sabio consejo.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo ojeando lo escrito,me atrevo a decir que hay un dicho,o refrán o máxima o sentencia o aforismo etc.. que dice:" Malpiensa y acertarás".No sé si sirve aquí,pero en muchos casos sí.Hoy en día,hasta los dogmas de fe hay que mirarlos con lupa ....
    Si ese tal señor está donde está,seguramente mejor,si no está seguramente mejor también.Quien no se conforma es porque no quiere;otro aforismo, máxima,refrán,sentencia,dicho,...
    Lo importante es que ESTÁ y ES ,lo demás parole,parole,parole como dijo no sé quién...Seguramente,además de la cantante fue Tumbaíto,no sé exactamente....
    Ah y deseo que ESTÉ y SEA muchos años.(para los demás el mismo deseo y yo que lo vea o lo lea o lo debata ....)Lo primero es lo primero y además va antes,la circunstancia de ubicación es eso:circunstancial.
    Creo que es el mejor de los deseos,Yolanditas.

    ResponderEliminar
  13. ¡Eh! ¡Que los cubanos no decimos "amol" ni "mejol"!

    ...mas bien se pronuncia con una D al final. Como "amoold" o algo así...

    ResponderEliminar

Dolor

Viene una madre a pedirme un consejo que no le puedo dar. No puedo caer en la frivolidad de improvisar un diagnóstico simplemente por quedar...