lunes, 4 de julio de 2016

... y la tierra calló en su presencia

Balmes está leyendo la Historia de Alejandro Magno de Quinto Curcio.

«Y sucedió que después que Alejandro Macedón, hijo de Filipo, que fue el primero que reinó en Grecia, salido de la tierra de Cethim, derrotó a Darío, rey de los persas y de los medos; dio muchas batallas y conquistó las fortalezas de todos, y mató a los reyes de la tierra. Y pasó hasta los confines del mundo, y se apoderó de los despojos de numerosas gentes, y la tierra calló en su presencia...».

Aquí se detiene: "Cuando uno llega a esta expresión el libro se cae de las manos y el asombro se apodera del alma. En presencia de un hombre la tierra calló..."


Balmes, El criterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada