lunes, 25 de julio de 2016

La escuela de la República

Cuando me invitaron de una importante ciudad catalana a hablar sobre la escuela de la República les advertí que si me invitaban a mi corrían el riesgo de oír cosas que nos les gustasen e intenté explicar por qué. Desgraciadamente creo que no me expliqué bien.

Comencé diciendo que, en sentido estricto, sólo podemos hablar de una vida escolar republicana hasta el 18 de julio de 1936. A partir de este momento, y como es perfectamente comprensible, Cataluña estaba sometida a una economía de guerra con prioridades claras. Además los maestros cambiaban con mucha frecuencia porque unos se iban al frente, otros eran purgados (a menudo tan arbitrariamente, que el ministro Manuel de Irujo protestó ante el consejero de cultura Antoni Sbert) y otros contrataban de manera irregular sustitutos para poder dedicarse a otras actividades mejor remuneradas. Añadamos que ningún profesor sabía a ciencia cierta cuántos alumnos tendría en clase al día siguiente. Piénsese en los miles de refugiados que llegaban a Cataluña y en las familias catalanas que optaron por el exilio. 

Es indudable que existió en Cataluña un formidable movimiento de renovación pedagógica, pero no nace con la República, sino que es heredero de las experiencias pedagógicas que se ponen en marcha a principios de siglo y, especialmente, de la Mancomunitat. Lo que normalmente se entiende por "escuela republicana" es la herencia de la Mancomunitat. En esta herencia hay contenidos muy heterogéneos. Para comprobarlo basta con leer una conferencia impartida en abril de 1933 por una de las grandes renovadoras pedagógicas de la época, Concepción Sainz-Amor, titulada "La escuela italiana actual", en la que se ensalza el activismo pedagógico de la escuela fascista italiana diseñada por Giovanni Gentile, Ministro de Instrucción Pública de Mussolini. "Causa verdadero placer ver el entusiasmo con que se trabaja en estas escuelas", dice. "Lástima", añade, "que tengan una finalidad militarista". Algún día, por cierto, habrá que estudiar la influencia de Reale en la escuela activa.

Los conflictos educativos en el seno de la Cataluña republicana posterior a julio del 36, especialmente entre la UGT y la CNT estaban a la orden del día y ponen de manifiesto las divergencias políticas a la hora de interpretar el papel redentor de la escuela. Ahora bien, ni los anarquistas partidarios de la escuela racionalista (la de Ferrer y Guardia), ni los anarquistas partidarios de una escuela centrada en el desarrollo del sentimiento (la de Puig Elias) ni, mucho menos, el PSUC con su "escuela de pioneros" (¡que libro se podría escribir con las cartas que los pioneros le envían a André Marty!), dudaban que la escuela debía educar contra la familia. Eduardo Zamacois escribía en 1938: "Lo más beneficioso para la sociedad sería que el gobierno confiscara los niños recién nacidos, y no los volviera a sus padres hasta pasados quince años".

Frente a la escuela de Puig Elias, el PSUC se posicionaba de manera rotunda en Treball, su periódico, criticando el "prejuicio pequeñoburgués de creer que en la escuela todos los niños son iguales y que por medio de una educación amable todos los niños serán buenos".

Una nota más, y no la menos importante: la República no ayudó mucho a dignificar el sueldo de los maestros. Diferentes artículos de Solidaridad Obrera ironizan sobre "los cuarenta durillos del maestro" y aseguran que "en su casa no ha entrado aún la revolución, que bien pudiera ser un mendrugo de pan con que mitigar la miseria de este tan traído y zarandeado maestro" (5 de enero de 1937). Otro artículos aseguran que "el maestro de escuela no se ha redimido". Se le ofrecen grandes palabras mientras se le escatima el pan (30 de diciembre de 1937). En este punto, anarquistas y comunistas están de acuerdo. Leemos en Treball que "los maestros se encuentran en condiciones económicas muy inferiores a la del resto de la clase trabajadora".

En definitiva, que tuve poco éxito.


10 comentarios:

  1. quizás por que explicó la verdad de como fué la escuela en aquella época, sin idealizaciones absurdas, mi padre explicaba más o menos lo que usted, y el lo vivió en primera persona....

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué grande Doctor Luri!
    Gracias por tus escritos...

    ResponderEliminar
  3. Se olvida también mencionar la represión que hubo hacia maestros con creencias religiosas. Los maestros suelen ser víctimas fáciles cas siempre, Erdogan casi ha empezado por ahí. Pero, ay, las idealizaciones son más bonitas y me temo que no cambiará usted las creencias enquistadas sobre aquellas maravillas pedagógicas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intervención de Irujo iba en este sentido. Nadie podía trabajar de maestro si no tenía el carnet de la CNT o de la UGT y estos carnets no se daban facilmente.

      Eliminar
    2. Treball, 12 de agosto del 37: “La FETE vol depurar l’organització d’elements indesitjables”. Esta actitud se debe a que Joan Pons, des de “La Humanitat”, acusó a la FETE de avalar a ex-curas, ex-seminaristas y "ex-lligaires". La Fete se defendió diciendo que poseía un dossier de todos sus afiliados: “La FETE posa una gran cura en la depuració dels seus afiliats”.

      Eliminar
    3. Estos erdoganes de nuestro pasado

      Eliminar
  4. Sobre Ferrer y Guardia también habría mucho a puntualizar pero es intocable.

    ResponderEliminar
  5. Declaraciones realizadas por el comunista Jesús Hernández a "Mundo Obrero" a los pocos días de ser nombrado Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes:

    «En primer término, me estoy ocupando de la necesaria depuración de personal, de toda clase de personal. Es preciso depurar el personal docente, desde los organismos superiores de cultura hasta la escuela primaria. Es necesaria, irremediable, la eliminación de todos los profesores y maestros que convierten la función de cultura en instrumento de hostilidad contra la República (...).
    Pero además hay otro personal que también es preciso depurar muy atentamente: me refiero al señorito fascista, al parásito empapelado de títulos académicos. He de depurar el cuerpo estudiantil en las Universidades e Institutos. Se ha de entender claramente que la enseñanza de la República no puede ser un derecho ni un arma para los enemigos del régimen»

    Estas declaraciones fueron recogidas por el ABC de Madrid el 13-9-1936, todavía no habían pasado ni dos meses del conflicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael: comienza a leer este artículo por el último párrafo:http://www.kirkcenter.org/index.php/detail/enlivening-the-conservative-mind/

      Eliminar