lunes, 9 de mayo de 2016

Nada que transmitir

Meritxell Ruiz, Consellera d'Ensenyament (La Vanguardia 9/5/2016): "Ya no hay que transmitir conceptos y conocimientos, los alumnos deben aprender a construir conocimiento para resolver problemas de situaciones concretas".

Una sociedad que cree que no tiene nada que transmitir a las generaciones futuras, no posee un concepto muy alto de sí misma. No creo que esto sea, Consejera, lo que usted opina de la cultura catalana. ¿A qué viene entonces esa declaración? ¿Tanta necesidad tiene usted de ganarse el apoyo de la pedagogía New Age?

Me sorprende también, Consejera, que crea usted, sinceramente, que los alumnos catalanes han de construir sus propias estructuras lingüísticas para resolver problemas concretos de comunicación.  ¿O construirán autónomamente el camino que han recorrido las matemáticas a lo largo de la historia? ¿Quién evalúa el rigor de esos conocimientos construidos por el alumnado? ¿O acaso por estar construidos ya son valiosos?

¿Qué pasa con los niños pobres que llegan de casa sin materiales de construcción?

Me niego a creer, Consejera, que usted haya decidido negarles a nuestros niños el acceso al mundo adulto.

7 comentarios:

  1. A veure qui la diu més grossa, però ja n'he sentit tantes...

    ResponderEliminar
  2. Algunos servidores públicos dicen cosas así por dos razones: o son muy ignorantes o son muy malos. En cualquier caso, si lo dicen desde un cargo con capacidad para legislar y ejecutar las leyes, entonces, son siempre muy dañinos.

    ResponderEliminar
  3. Vine aquí al ....12:49 p. m., mayo 10, 2016

    No hago mucho caso de lo que dicen los políticos . Que cree que gana la consellera con esto o su jefe de premsa ? Esa és la pregunta.

    ResponderEliminar
  4. Vine aquí al ....12:59 p. m., mayo 10, 2016

    Ayer pense en usted dos veces.
    Una, hojeando "Matar a Socràtes" que voy a leer pronto porque con las 10 primeras paginas ya se que lo disfrutaré.
    La segunda recordando que cuando yo era alumno de primaria y de secundaria, los 70 y principios de los 80, se nos calificaba, ademas de los contenidos, la actitud. Una buena idea con la que no se sabia bien que hacer. A=muy buena, B=buena, C=normal, D=pasiva, E=negativa. Que bueno que hubiera sido que nos ayudaran realmente a tomar consciencia de nuestra actitud y mejorarla cuando fuera necesario. Però, nuestros maestros podian ? NO, lo siento. En realidad muchos maestros ponian actitud colectiva por clases : B= clase atenta, C=clase discola, ante el terror de tener que evaluar la actitud de sus alumnos, cosa vivida por estos como un injusticia que ahora con tiempo era la respuesta a falta de claridad. Que carajo era eso de la actitud. A=le gusta la asignatura o me rie las gracias. E=castigo por mal comportamiento. La D nadie sabia para que servia dado que la pasividad era lo que mas dabamos y a veces, parecia que era lo que se nos pedia. Una lastima, valorar la actitud era potencialmente muy constructivo, solo que se empezo el viaje sin equipaje !!

    ResponderEliminar
  5. Los hijos de la Logse (Coll & Marchesi) están muy vivos: "aprender a construir". Por cierto, ¿por qué se negó sistemáticamente la Generalitat a evaluar (i.e. ofrecer resultados contrastados) el período "experimental" de la Logse (1985-1992)?

    ResponderEliminar
  6. Gracias por decirlo.
    Se me cayeron al suelo al leer la entrevista a la Consellera :-D

    ResponderEliminar