domingo, 14 de febrero de 2016

La publicidad de las escuelas

Me he pasado un buen rato repasando la publicidad de las escuelas que se anuncian en la prensa. Es muy instructiva. Promete cosas magníficas: espacios lúdicos, atención a la diversidad, felicidad ("a la escuela soy feliz", "la felicidad es una manera de vivir"), implicación, estimulación, integración de las diferentes competencias, respeto de la libertad individual, proyecto sólido en valores, respeto y compromiso, competencias relacionadas con la dimensión humana, estar "como en casa", el fomento de la autoconfianza...  La competencia por lucir las mejores intenciones es obvia y confirma mi tesis de que los centros de enseñanza se evalúan a sí mismos más por la altura de sus buenos propósitos, que por la evidencia de sus resultados.

Los procedimientos se han comido a los resultados.

Hasta hace veinte años las imágenes que las escuelas utilizaban para hacerse publicidad era la de un alumno frente a un libro o un microscopio. Ahora lo que se lleva son las caras felices, los espacios abiertos, los árboles, las pantallas, los niños jugando y las fotos de los edificios. Los libros han desaparecido.

12 comentarios:

  1. El que más puede prometer siempre es el que menos dispuesto esté a cumplir sus promesas.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  2. No sé si has visto algo sobre la señora esta que ha ganado el premio a mejor profesora. Algo viene en El Confidencial de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y me quedo con dos ideas:
      1) Que los niños lean 40 libros al año.
      2) El fomento de la motivación intrínseca.

      Eliminar
    2. Sabes lo que pasa con los libros según me cuentan. Los ya talluditos se leen los resúmenes de internet en muchos casos. Claro, para evitarlo se les hacen controles con preguntas-trampa detalladas, un disparate. Y eso con unos cuantos libros en un curso. Ya si fueran 40 sería un festival.

      Eliminar
    3. Vivimos en la escuela una exhibición histérica de las intenciones políticamente correctas.
      Con la pedagogía actual pasa lo mismo que con el comunismo, si lo evaluamos por las intenciones..., pero si lo hacemos por el resultado resulta que ha sido el sistema económico que más pobreza ha generado, como la pedagogía activa que ha garantizado la ignorancia en amplios porcentajes de los escolares maquillada con la atención a la diversidad.

      Eliminar
  3. " Ahora lo que se lleva....son las caras felices, los espacios abiertos, los árboles, las pantallas, los niños jugando y las fotos de los edificios." Dice usted bien : "Ahora se lleva..." Yo creo que esto tiene poco que ver con esa escuela en concreto y mucho con un cierto estilo de marketing y comunicacion comercial. Si usted ve un anuncio de repsol y le pilla despistado, se ariesga a creerse que dicha compañia es un grupo en defensa del medio ambiente. Yo personalmente pido que se recupere la palabra "propaganda" dado que hoy hay mucho "propagandismo" que en algunos casos llega a ser ridiculo y estupido : tendria usted que ver el enfasis del Alcalde Y regidores de mi pueblo celebrando que habien acordado con la companñia de autobuses que hacen el trayecto hasta Barcelona y por tanto recorren algunas calles de BCN, habien acordada pegar unos adhesivos de promocion turística. Les oia y parecia que les habian dado un sitio en la ONU. Creo que somos un tiempo rococo, mas forma que nada mas.

    ResponderEliminar
  4. Que los libros desaparezcan parece un fiel reflejo de la realidad, sin embargo...

    ResponderEliminar
  5. Me parece lógico que la publicidad escolar siga los cánones de la publicidad. Y que sea cada vez más profesional. ¿Por qué en el mundo escolar, muchos de los trabajos paralelos a la educación tienen que ser chapuceros: por ejemplo una gestión de la comunicación propia de aficionados? Lo normal es que cada "marca", es decir, cada escuela en este caso, venda una promesa centrada en aquello que esa escuela pretende ser referente. Si no se usan fotos de niños con libros con un mapamundi detrás no podemos extrapolar que se ha suprimido la cultura del esfuerzo. Simplemente que hay gente esforzándose en adaptar la escuela al mundo moderno.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo en que la gestión de la comunicación escolar tiene que profesionalizarse. Me parecería también perfectamente que cada marca vendiera una promesa lo menos vaga posible... y ya me parecería óptimo que se comprometiera con evidencias. Por ejemplo: "El 95% de nuestros alumnos al salir de nuestro centro pueden mantener una conversación en inglés sobre un tema de actualidad" o "nuestros alumnos que eligen letras lo hacen porque es lo que les gusta, no porque detesten las ciencias".

    ResponderEliminar
  7. Sí. Cierto. También yo comparto que los resultados tienen que ser el aval, la garantía para la reputación de la escuela. Pero hay que tener en cuenta que la publicidad escolar va dirigida principalmente a padres y madres de niños pequeños. Además, hay una tremenda competencia especialmente en esas edades con tan poca población. Los mensajes que venden más -al fin y al cabo es la finalidad del anuncio- son los que satisfacen especialmente a madres de niños pequeños.

    Por otra parte, también es discutible que el resultado de una escuela sea sólo la calificación numérica. Ni siquiera ser muy brillantes académicamente asegura un buen futuro profesional. Algunas inteligencias no muy desarrolladas en el currículum pueden tener más peso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay evaluaciones buenas y malas. Las malas son las que van a pillar al alumno. A lo largo de mi vida profesional no he conocido ningún profesor con esta mentalidad, pero, puesto que hay tantas quejas sobre ellos, seguro que los hay. Las buenas son las que forman parte del proceso del aprendizaje y le permiten al alumno objetivar de alguna manera su esfuerzo, interés, buena voluntad.... en un resultado que es un elemento más de la evaluación global de un alumno. Hace mucho tiempo que en los centros educativos españoles un suspenso en una asignatura ... o en dos... ha impedido a un alumno pasar de curso.

      Eliminar
  8. "Hay mucho buen proyecto educativo que no se visibiliza, no tanto por pudor como por una cuestión de humildad profesional. No "vendes" tu trabajo docente porque es tu manera habitual de hacerlo".

    Ana Fernández Mera, organizadora de la IV Jornada de Buenas Prácticas Educativas, hoy en la Nueva España

    ResponderEliminar