jueves, 12 de noviembre de 2015

Dos puntos del programa educativo de la CUP

En las "Bases per a un acord polític de futur" editado por la CUP y que acabo de leer con atención, me encuentro con estas dos referencias a la educación (hay más, pero estas son las que más me han interesado):



En la primera parece que se defiende, al menos indirectamente, la escolarización en casa. Hace tiempo que vengo diciendo que el proceso no ha hecho más que comenzar y que será imparable. Forma parte del ADN de la posmodernidad. Si no queremos que nadie nos diga qué tenemos que hacer, pensar o ser, ¿qué papel le queda a la escuela? 

Sobre la segunda, esperar y ver. Alguna vez hablaré de con qué criterios se dan los conciertos. Pero parece que no hay nada más segregador "en función del origen" que la educación en casa.

2 comentarios:

  1. Tras esto saca la cabeza el desprestigio y la injusticia que hoy percibimos en lo publico - no sin justificacion ? ( aunque esto nada tenga que ver con las intenciones de CUP . Porque viendo lo que vemos, tiene "huevos" perseguir a los que ensenyan en casa. Exceso de celo ? Peor el remedio que la enfermedad ?
    Ya se que es difícil però, no es urgente re-prestigiar el poder político porque sino cualquier política por razonable que sea, se complica ?

    ResponderEliminar
  2. Puede ser útil la educación en casa si el alumno no quisiese volver al colegio. La descriminalización de la educación en casa responde a un criterio de unidad popular: es legal la educación privada en un centro o un hogar. Si el alumno tiene una alergia o sensibilidad química simple, diarrea, lo han humillado, a pegado un golpe a un compañero o violado un menor. Romper la dinámica de grupo es necesario. También el perdón, superación e investigación pero no hay que vivir apretados.
    En en cuanto los colegios de elite serían necesarios para los alumnos que necesitan más contenido porque quieren destacar de la disidencia al absoluto porque quieren corresponder la humillación.
    Perdonenme porque solo soy un cobarde y por lo tanto no soy doctor en filosofía.

    ResponderEliminar