sábado, 7 de febrero de 2015

Monedero y el crecimiento personal

Leo que Monedero les pasa a sus alumnos un cuestionario en el que entre otras cosas les pregunta lo siguiente:

  • "¿Qué consideras de mayor importancia, el título, los conocimientos específicos o el crecimiento como persona?"
  • "¿Qué crees que implica ese crecimiento como persona?"

Pasemos por alto lo que significa pasar un cuestionario ideológico a los alumnos,  pasemos por alto el elitismo moral de Monedero, pasemos por alto que la segunda pregunta ya orienta la respuesta de la primera. Detengámonos en el cebo del "crecimiento personal". 

Ya he oído varias veces la monserga de que el crecimiento personal es más importante que los conocimientos, como si los conocimientos por sí mismos fomentaran el encogimiento personal. No veo qué puede restar al crecimiento personal la capacidad de leer a Marx, Lenin, Burke, Maquiavelo, Cicerón, Platón, Alfarabi o Robespierre en su propia lengua. Pero tampoco es eso lo que me llama la atención del crecimiento personal. Lo que me deja boquiabierto es que se defienda el crecimiento personal sin señalar la dirección del mismo. ¿Es que da igual la orientación?

Encuentro en el "crecimiento personal" un tufillo antiguo, a la "concienciación" o al "compromiso" de los sesenta... 

Ocurre con el crecimiento personal lo que con el pensamiento crítico o la autonomía. Si el pensamientos crítico, como todo el mundo sabe, es aquel que coincide con el nuestro y la verdadera autonomía es la que sigue nuestras leyes, el crecimiento personal verdadero es aquel que va en nuestra dirección. 

Tiene razón Gomá: lo honesto cuanto se utilizan estas palabras es poner ejemplos: ¿qué modelos de persona tenemos en mente cuando hablamos de pensamiento crítico, de autonomía o de crecimiento personal?

Una pérfida máquinaria totalitaria

"Es casi imposible haber pasado por las Brigadas Internacionales de España, que eran una pérfida maquinaria totalitaria, y salir libre...