martes, 17 de febrero de 2015

Los enemigos y nuestra definición

Si no tuviéramos enemigos... ¿nos conoceríamos a nosotros mismos?

¿Dispondríamos de una forma bien delimitada de nosotros mismos, es decir, sabríamos definirnos?

Por otra parte... ¿quién no tiene enemigos, tiene convicciones?

3 comentarios:

  1. Normalmente, las "identidades étnicas" (cualquier cosa que sea eso) "cristalizan" frente a otro grupo. En ese sentido, podríamos decir que los "turdetanos" (como "conciencia étnica") son un resultado de la romanización o que, por lo mismo, los germanos, como dijo Geary, son una "creación" de los romanos. En términos "arcaicos", el prestigio de un guerrero se mide frente a la grandeza de sus enemigos. De los caciques guayacundos (en el norte del Perú) leí esto: "no dejaban a sus sucesores más herencia que el recuerdo de sus hazañas gloriosas" (aletheia) (Jorge Manrique me viene a la memoria). Por eso, Alejandro es el modelo de héroe militar antiguo. Quién sería César sin Pompeyo o Augusto sin Antonio? La convicción en este caso es una ética: el ethos guerrero. Hoy día hay algunos reflejos tímidos de todo esto: ¿qué sería del Madrid sin el Barça, de Messi sin Cristiano? Y viceversa. A veces lo he pensado viendo la estética épica de la propaganda futbolística... Pedro Sánchez y Tomás Gómez no me parecen a la altura, sin embargo...

    Enrique García Vargas

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Schmitt. Acabo de leerme el libro de Reinhard Mehring. Es precisamente en "Ex captivitate salus" cuando señala por primera vez que el enemigo es nuestro propio interrogante dotados e forma. Y esta es precisamente, la cuestión que más me interesa de Schmitt.

    ResponderEliminar