sábado, 2 de agosto de 2014

Instrucciones elementales para ser dos

Cuenta Séneca, en De la Ira que Celio, un abogado muy vehemente, cenaba un día con un cliente al que tenía intimidado por la pasión que ponía en todo lo que decía. El cliente optó por llevarle la corriente y hacer de comparsa. Pero Celio no soportó tanto acuerdo y le gritó: “Di algo en contra ya, para que seamos dos.”

3 comentarios:

  1. Dos conocidos conversan.
    - Usted siempre tan tranquilo y contemporizador. De todos modos, alguna vez se habrá peleado con alguien.
    - Pues la verdad es que no.
    - Hombre, no me diga eso. Todos alguna vez ...
    - No, no, yo no.
    - No me lo creo. Es imposible que nunca ...
    - Pues no, nunca.
    - Me parece que me toma el pelo y me estoy empezando a enfadar. ¿Cómo puede ser que en su vida no haya tenido ni una bronca? ¿Tan especial se cree?
    - Pues que quiere que le diga...
    - La verdad, diantres, la verdad. ¿Seguro que no se ha peleado jamás con alguien?
    - Sí, sí, es verdad. Alguna vez sí que me he peleado.

    ResponderEliminar
  2. Jo prefereixo una altra manera de ser dos, quan no calen les paraules, la complicitat és tant forta que amb una sola mirada ja es parla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Però tard o d'hora a un dels dos se li dorm un braç...

      Eliminar